Niños

10 signos de un niño “malcriado”

signos

Criar a un niño no es una tarea sencilla, pero debemos tener consciencia de que estamos formando a una persona que en algún momento deberá formar parte de una sociedad y tendrá que enfrentarse a un sinfín de desafíos por él mismo.

La crianza define si será capaz de formar parte de dicha sociedad y será capaz de superar los diferentes retos que la vida nos pone delante.

 

Signos de una mala crianza

Autoestima. Una baja autoestima es sinónimo de una crianza bastante pobre en el sentido de los estímulos positivos, nunca debes decirle a un niño que ciertas cosas las hizo mal, por lo menos no de mala manera.

Es importante que los padres refuercen su carácter con pequeñas actitudes hacia él, intentando potenciar los estímulos positivos.

 

Siempre recurren a mamá o papá. Estos niños generalmente no pueden hacer nada solos, ni siquiera cuando son adultos. No son capaces de cumplir sus objetivos más complicados ni aquellos retos que requieran de un gran esfuerzo o sacrificio. Están demasiado acostumbrados a que sus padres hagan todo por ellos.

 

Si tu hijo miente. Los expertos aseguran que una crianza considerablemente estricta genera que los niños aprendan a mentir e incluso engañar.

Evidentemente lo deben hacer para intentar salir de ciertas situaciones en donde serán castigados severamente y sobre todas las cosas, para escapar del enojo de sus padres.

 

No aceptan un no. Aquellos niños a los que han sobreprotegido y les han dado todo lo que querían cuando eran pequeños, al crecer se encontrarán con que la vida es bastante diferente y en muchas ocasiones la respuesta será NO, evidentemente no podrán lidiar tan fácilmente con la frustración.

 

Envidia y celos. Cuando comparas a tu hijo con los demás o comparas algo que hiciera con los demás, es normal que poco a poco se cree dentro de él esta clase de sentimientos de envidia y celos hacía todos los que lo rodean.

 

Violencia. Posiblemente esto lo aprendió en casa, porque posiblemente lo regañaban en casa de esta forma.

 

Miedoso. Si eres de esos padres que siempre está detrás del niño, que apenas ocurre algo sales corriendo, lo único que logras es un jovencito retraído y miedoso.

 

Indisciplinados. Son aquellos que nunca tuvieron límites ni tampoco reglas en la casa, es fundamental poner ciertas reglas en casa y que el niño tenga límites en cada aspecto de su vida.

 

Mal comportamiento en general. En caso de que tu hijo tenga un comportamiento para nada aceptable, ya sea interrumpir conversaciones, gritar de la nada, llorar por cualquier cosa, no hacer sus tareas ni tampoco hacerte caso. Posiblemente sea porque quiere llamar tu atención porque no estás pasando tiempo de calidad con él.

Comment here