Salud Dental en el embarazo

Author: Share:
salud

Existen factores que pudiesen afectar tus dientes durante la espera de tu bebé.

 

Cuando estamos embarazadas experimentamos múltiples cambios en nuestro cuerpo, todos los días, y desde el principio de la gestación. Estos cambios van desde los músculo-esqueléticos, anatómicos, hormonales, circulatorios, cardiopulmonares, hasta alteraciones en los ciclos de sueño, gustos por los alimentos, y muchos más. Entre todos estos cambios, están los relacionados con nuestra salud bucal.

 

Es importante que mientras esperas a tu guagua, redobles los cuidados con tus dientes, pues hay una serie de problemas que llegan a afectarlos. Entre ellos:

 

  • Sangrado de encías: Durante el embarazo se produce un aumento del flujo de sangre en la piel y las mucosas, y como consecuencia pueden sangrar las encias.
  • La movilidad dental: Es propia del embarazo y está directamente relacionada con los cambios minerales que se producen en la lámina del diente.
  • Caries: El cambio en el pH de la saliva, sobre todo en el último trimestre de la gestación y durante la lactancia, puede desencadenar la aparición de caries.
  • Gingivitis: Esta enfermedad está provocada por las fluctuaciones hormonales, y consiste en una inflamación de las encías. Cuando este estado se agrava, se produce el épulis del embarazo, también conocido como tumor de las encías.

 

Evita complicaciones que puedan darte dolores de cabeza innecesarios y te impidan disfrutar de esta maravillosa experiencia como corresponde: Asiste al dentista antes, durante, y después del embarazo; cuida tu higiene dental, cepillándote después de cada comida, o después que hayas vomitado; usa seda dental, flúor y agentes antisépticos. Si tienes vómitos o salivación excesiva, realizar enjuagues con un antiséptico bucal te ayudará en gran manera; Y, por último, cuida tu alimentación. Sigue una dieta rica en calcio, vitaminas y minerales.

 

La salud de los dientes durante los meses de embarazo puede verse comprometida por los cambios propios de la gestación. No descuides esta parte de tu cuerpo, para que el día que tu bebé nazca, puedas mostrarle tu hermosa sonrisa.

 

Previous Article

¿A quién se parecerá mi bebé?

Next Article

Hernia umbilical: ¿es un riesgo para mi bebé?

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *