Verdades hermosas que implica tener hijas

Author: Share:
hijas

No hay dudas de que tener hijas es algo hermoso, obviamente tener hijos varones también y es que cada uno tiene rasgos que los caracterizan y hacen que se distingan.

Nuestros hijos marcan nuestra maternidad de alguna forma sin importar el género que sean. Una cosa es segura y es que las niñas nos hacen experimentar ciertas verdades que son muy particulares.

 

Toda madre que tiene una hija lo experimenta, aunque sea una vez, yo soy madre de una niña y la verdad es que a pesar de que recién tiene tan solo 3 años me hace vivir situaciones que son únicas y las verdades muy simpáticas.

En el artículo de hoy te contaré algunas verdades simpáticas que vivirás en el caso de tener una hija, te aseguro que será una experiencia única e inolvidable.

 

Situaciones que son comunes al tener hijas

Si ya eres madre de una o más niñas lo más seguro es que te tocara o ya te tocó vivir alguna de estas situaciones. No son vergonzosas ni nada por el estilo, solo son momentos que hacen que sea todo especial y sería normal que en algún momento de la lectura se te escape alguna mueca por recordar ciertas anécdotas.

Publicidad

 

Una lucha de muchos sentidos por la ropa: Es inevitable como nos emocionamos con la ropa para niñas, no podemos evitar comprar muchas prendas a pesar de que las usara pocas veces.

Y es que la verdad es que nadie puede resistirse a comprar esas prendas en miniatura que son adorables, aunque en realidad, en parte esto lo hacemos porque sabemos que ya serán más grandes y buscarán independencia a nivel estético.

 

Oídos zumbando todo el día: El tener hijas quiere decir de disfrutar conversaciones interminables y todo el tiempo encontrar un nuevo tema para hablar.

Y es que todas las madres adoramos escuchar a nuestras pequeñas cuando nos cuentan sus problemas, alegrías e incluso el ver como se expresan cada vez que lo hacen.

Esto tiene un valor emocional y afectivo que es importante para el desarrollo de nuestras hijas.

 

Estilista personal: No hay dudas de que el cabello es una complicación que será de por vida, empezando porque cuando son muy pequeñas no se dejan la coleta puesta, en realidad ningún peinado.

Pero más adelante está el tema de cuando se enreda, de los chicles pegados, si lo va a querer corto o largo, suelto o recogido. Un gran dilema.

 

Relación amor odio: Será así de por vida, entre madre e hija esta esa relación de amor odio. Van a ser muchas las situaciones en las que te encuentres con que tu niña te diga que te odia, obviamente dolerá, pero ten en cuenta que no es para siempre, solo es parte del enfado. Siempre va a ganar el afecto y el cariño, no importa que pase.

 

 

Previous Article

Bebés adictos a los brazos

Next Article

El hermoso proceso de aprender a caminar

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *