¿Confundes los nombres de tus hijos? Esta es la razón

Author: Share:
nombres

Algo bastante común es confundir los nombres de los hijos, esto es algo que incluso puede ocurrir en la familia en general. En mi caso personal me ocurre con mi hijo y el tío de éste, que tienen una edad similar y que pasaron su infancia juntos.

No es algo para alarmarse, quédate tranquila, es bastante común y no significa que estés sobrecargada de cosas ni nada similar.

 

Confundir los nombres ¿Un problema?

Esto es algo bastante normal y, de hecho, fue estudiada por neurocientíficos de la Universidad Norteamericana Duke University y los resultados de este estudio fueron publicados en el Journal Memory & Cognition. Para realizar dicho estudio se seleccionó una gran variedad de madres, de diferentes edades para poder ver si el resultado era similar.

 

El resultado es simplemente increíble ya que esto no tiene que ver con la memoria, la edad o lo complicada que puede ser la vida de cada una, sino que se trata de un error cognitivo ya que el cerebro utilizada redes semánticas para guardar toda la información.

 

Incluso cuando las mascotas tienen nombres similares, no es tan raro que los padres confundan los nombres entre sus mascotas e hijos. Ocurre hasta cuando los nombres suenan fonéticamente similares, lo cual genera una gran confusión como por ejemplo “Borjas y Bruno” “Mateo y Matías”, etc.

 

Conclusiones

La conclusión es bastante sencilla y es que nuestro cerebro lo que hace es relacionar a las personas en distintos grupos: desde amigos, familiares, compañeros de universidad o trabajo, etc. De esta forma se podría decir que el cerebro optimiza el espacio que utilizamos para almacenar información.

Cuando estamos acelerados o enfocados en hacer otra cosa, evidentemente sucede la confusión y reaccionamos de forma inmediata ante dicho error.

 

Por lo tanto, en caso de que te ocurra, no tengas miedo, no creas que es un problema tuyo y nada más que tuyo ni que tampoco es algo raro, porque en realidad es más normal de lo que te podrías imaginar.

Es simplemente la forma en que el cerebro almacena la información, intentando ahorrar el máximo espacio posible y, por ende, cuando tienes que usar dicha información debes a veces pensarlo dos veces o simplemente te sale el nombre de otra persona.

 

Lo mejor que puedes hacer en estos casos es simplemente dejarlo pasar y reírte de la situación, es algo que por más que quieras seguirá pasando, incluso hasta cuando le prestas demasiada atención al asunto y tampoco es que sea algo preocupante en donde deberías perder tu tiempo.

Previous Article

Por qué no debes obligar a los niños a dar besos o abrazos?

Next Article

Los hermanos mayores no deben ser niñeras de los menores

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *