Niños demasiado traviesos o energéticos ¿Cómo tratarlos?

Author: Share:
traviesos

Los niños que tienen demasiada energía son un reto conteste. Es algo que requiere paciencia y dedicación diaria. Sin embargo, existe una forma de poder tratar a estos chicos para que todos puedan tener una vida más tranquila y que dentro de todo reine la paz.

Niños con demasiada energía

Los niños son bastante ansiosos por todo, creo que eso ya queda bastante claro. Pero un niño que tiene mucha energía es incluso más inquieto que cualquier otro. Es por eso que es fundamental que le cuentes con detalles todo lo que va a ocurrir en el día en caso de que sea algo que pudiera sorprenderlo.

Es fundamental que utilices palabras lo más simples posibles en frases cortas y acompañadas de ayudas visuales. Esto significa que puedes usar fotografías o cuando quieres pedirle algo señalar el lugar a donde quieres que vaya. En caso de que quieras que haga algo, puedes dar un ejemplo haciéndolo antes frente a él.

Esta clase de niños necesita tener las reglas claras y que sea constante. Esto significa que necesitas paciencia y en muchas ocasiones cuando estás cansado para hacer cumplir las reglas no dejes pasar la situación. Intenta juntar energías de donde puedas y que dichas reglas se cumplan.

Siguiendo la misma línea es necesario entonces que las reglas sean respetadas en todo momento. Es fundamental en realidad que nunca saltes ninguna para que exista la seguridad de que dichas reglas se cumplirán y en caso contrario, las consecuencias deberán ser asumidas.

Crear un entorno positivo para los niños

Crear un entorno positivo no es una tarea sencilla en la mayoría de las ocasiones. Debemos dejar de lado las palabras negativas y centrarse en las positivas ¡Puedes hacerlo! ¡Confío en ti! Son pequeñas frases que a uno no le cuesta mucho decir pero que logran motivar al pequeño.

Justamente hablando de motivación, cada tanto una recompensa no viene mal. Tampoco deberías chantajear a tu hijo y ofrecerle cosas para que haga lo que debe hacer. Ya que esto es un arma de doble filo. Funciona el principio y se vuelve una pesadilla a mediano y largo plazo.

Evita cualquier clase de cosa que pueda detonar una situación poco agradable. No obligues al niño a adaptarse a un lugar que no le gusta. Intenta ser comprensible con él. Por ejemplo: si sabes que una comida no le gusta y ya la probo y realmente sabe que no le gusta, entonces no hace falta que sigas obligándolo a comerla.

Previous Article

Estas señales demuestran que tu bebé te ama y mucho

Next Article

Cómo ayudar a mi hijo a dormir? Cosas que el ayudan a conciliar el sueño 😴

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *