Cómo hacer colecho, pero con seguridad: evitando el riesgo de asfixia

Author: Share:
colecho

Lamentablemente crece el número de muertes en bebés por asfixia, lo cual es alarmante y mucho más porque en gran parte se deben a la tendencia del colecho.

En Estados Unidos un grupo de investigadores ya había estado estudiando y analizando varios casos lo que los llevó a dar una alerta sobre cómo aumentaron las muertes por asfixia en bebés.

Con lo que muchos se sorprendieron es el motivo por el cual muchos de los niños fallecidos se asfixiaron.

El colecho, esta tendencia que nació hace unos años en la que los padres deciden dormir con sus hijos en la misma cama. Lo que muchos piensan automáticamente es que el colecho al final no es conveniente, sin embargo, se estarían equivocando.

El colecho es muy beneficioso para los pequeños, el único problema es que no lo hace con seguridad.

Sí al colecho, pero con seguridad

El colecho tiene muchos beneficios para el bebé y es justamente por ese motivo que los pediatras lo recomiendan. Con esta práctica una de las tantas cosas que hace es proteger al pequeño de la muerte súbita, pero siempre y cuando se lo practique con seguridad.

No se trata de exageración, se trata de ser conscientes de que cuando no se hacen las cosas con las recomendaciones básicas pueden ocurrir cosas graves.

Por algo entre 1999 y el 2015 la tasa de mortalidad por asfixia aumentó más del doble.

Y lo que da mucha rabia es que seguro muchas se pudieron haber evitado, sólo al seguir las recomendaciones para que los niños duerman fuera de peligro.

Dormir en la habitación de los padres, pero en su cuna

El colecho no quiere decir que tienen que dormir si o si todos en la misma cama, por ejemplo, los bebés menos de seis meses pueden dormir en su cuna, al lado de la cama de los padres y ahí ya estaría disminuyendo el riesgo de SMSL en más del 50%.

No hay dudas de que esta práctica tiene muchos, pero muchos beneficios, además de proteger al niño de muerte súbita, favorece la lactancia materna por las noches y mejora bastante la calidad de sueño del niño, por ende, también a los padres.

Lo que recomiendan los profesionales es que el bebé duerma en su cuna junto a la cama de sus padres, no en la misma cama por lo menos durante los primero seis meses, pero lo recomendable es al menos hasta el año. En el caso de que ya estén durmiendo en la misma cama, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Que el colchón sea firme
  • Que no haya cojines sueltos
  • Que no haya mantas que puedan taparlo por completo

No tengan miedo de aplastar al bebé, porque las posibilidades son prácticamente nulas, aún así siempre es preferible hablar con el pediatra si quieren practicar colecho, para que les de las indicaciones basándose en la salud del pequeño.

Te puede interesar:

Previous Article

Principales diferencias entre un niño hiperactivo y uno nervioso

Next Article

Meningitis: Conoce los tipos, formas de contagio y las vacunas para evitar esta grave enfermedad

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *