Estimulando el tacto del bebé

Author: Share:
tacto

El tacto es el primer sentido que probará tu bebé cuando esté en tu vientre.

En la mayor parte de los casos, en cuanto nace el bebé es puesto en el pecho de su mamita. Esta unión piel con piel, la cercanía y el contacto, no sólo fortalece el vínculo entre ambos, sino que contribuye al pleno desarrollo de tu pequeño.

Es importante saber estimular el tacto del bebé. Ojo, hablamos de estimular y no de crear, porque lo cierto es que tu bebé ya tiene desarrollado este sentido incluso estando en tu vientre, quedando esto demostrado al ver que se mueve cuando se le roza la pared del útero. 

Para estimular el tacto del bebé debemos potenciar el contacto piel con piel. Éste ya se dio en el primer momento de apego con la mamá.

Pero ahora, también deberá tenerlo el papá. Cualquiera de los dos tómelo en brazos, paséelo, háganle cariño, y permitan que se sienta protegido, arropado y seguro.

Publicidad

Cuando llegue la hora del baño, aunque deje todo mojado, no le prohíbas que salpique agua. Esto, sumado al  tacto con la bañera, con el jabón, y los movimientos de tus manos, harán que tu bebé se relaje y aprenda.

Otro aspecto del cual ya te hemos hablado en distintas ocasiones, es al llamado masaje infantil.

También resultan muy estimulante para el bebé, ya que favorece, entre otras cosas, la maduración de su sistema nervioso. Para esto mismo, anima a tu bebé a que te toque la cara, el pelo, la boca, y que conozca a sus papitos a través del tacto.

La ropa, así como otros materiales, también es una buena aliada a la hora de querer estimular este sentido. El contacto del bebé con prendas de algodón, de lana, o suaves como la seda o hilo, le despertará sensaciones muy estimulantes.

Finalmente, los juguetes. En los bebés siempre lo imaginamos en el sentido de su entretención, pero el tema va más allá, ya que estos aportan muchos estímulos para los pequeños.

Por ejemplo, favorecen su agarre, como es el caso de los cascabeles, mordedores, y todo aquello que pueda chupar o llevar a la boca.

Una pelota, unos cubos, un peluche antialérgico, e incluso los libros, también son fuentes de estimulación táctil. Aprendamos juntos a descubrir su maravilloso mundo.

También te puede interesar:

Previous Article

Consejos para recuperarse en el postparto

Next Article

Consejos para armar la cuna de tu bebé

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *