Técnica de la Hamburguesa: Qué hacer cuando la pareja discute por los niños?

Author: Share:
técnica de la hamburguesa

Creo que una de las mayores pruebas a las que se someten las parejas es la de tener hijos, es todo un desafío porque las cosas cambian mucho y solo un buen equipo, solo una pareja que se ayuda mutuamente y se pone en el lugar del otro sale adelante de la mejor manera.

Es una de las pruebas más difíciles porque en el momento en que esa pequeña personita llega al mundo las rutinas cambian, las responsabilidades y privilegios, ambos deben de adoptarse a la nueva situación para que todo salga bien.

Algunas parejas salen adelante, pero otras tienen problemas y llegan las discusiones por la forma de criarlo, por quien duerme y quien no, por ver quien está más cansado etc.

Si te sientes identificada/o, si las discusiones están empezando a aparecer te recomiendo el método de la hamburguesa, del cual te hablaré ahora mismo.

Qué es la técnica de la hamburguesa?

Puede que el nombre no lo haga parecer serio, pero enserio que funciona. Es una técnica de comunicación asertiva, básicamente es una manera de decir que lo importante de la hamburguesa es la carne, pero antes de comer es bueno agregar el pan porque si no la carne sola puede ser muy fuerte.

Esta técnica es muy útil para conflictos como el siguiente:

– Vistelos para ir al cole, corre, que no llegan.

– ¿Qué les pongo?

– Cualquier cosa… una camiseta y un pantalón.

– No, cualquier cosa no, que no los quiero vestir dos veces. Dime qué les pongo.

– Ay, de verdad, pues mira, esto y esto, que lo tengo que hacer yo todo… así no me ayudas nada.

Es cuando se acusan de hacerlo mal, de que no pueden confiar o contar con ellos, cuando solo necesitan la comunicación, cuando necesitan aplicar la técnica de la hamburguesa.

Primero pan, luego carne y luego pan otra vez

Consiste en decirse las cosas sin hacer que el otro se enfade demasiado como para iniciar una discusión: ¿Cómo hacerlo?

Primero pan: Le agradeces por intentarlo, por esforzarse.

Luego carne: El problema que estás viendo.

Y otra vez pan: Una posible solución.

Entonces de esa forma no es lo mismo decir:

“Ya tienes al pequeño llorando otra vez, báñalo con más cuidado, para hacerlo así casi mejor no lo hagas.”

A decir:

Me encanta ver que pasáis tiempo juntos, pero me parece que al niño le gusta bañarse con un poco más de calma. ¿Qué te parece si jugáis un poco aprovechando que está en el agua?

Con esta técnica no digo que la otra persona, la otra parte dirá a todo que sí, pero es una buena forma de comenzar un diálogo y no una discusión. El secreto está en la forma de decir las cosas.

También te puede interesar: Por qué las parejas discuten cuando son padres?

Previous Article

Preparándome para la llegada de mi bebé

Next Article

Frases que deberías decirle a tus hijos antes de dormir

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *