Los cólicos de mi bebé

Author: Share:
cólicos

Una de las preguntas más frecuentes de los padres en las primeras semanas de vida de su bebé es ¿qué son los cólicos?

Hoy SerMamá te deja algunas cosas que debes saber sobre esos molestos amigos.

La verdad es que las causas no se conocen a ciencia cierta, pero de lo único que puedes estar segura es que no se trata de una enfermedad, porque se da incluso en pequeñitos 100% sanos. 

Por el mismo hecho de que no se trate de una enfermedad, es que debes intentar mantener la calma. Es cierto, tu bebé llora mucho y eso te produce angustia e impotencia, sin embargo, ten la seguridad que se trata de un proceso benigno y pasajero. 

Además, recuerda que nuestro pequeño es muy sensible, y percibe perfectamente lo que le pasa a su mamita. Por lo tanto, no transmitas esa angustia y ansiedad a tu bebé, porque puede ser peor. Si lo queremos consolar, lo mejor es transmitirle tranquilidad.

cólicos

Ojo, no siempre debes atribuir su llanto a cólicos. Comprueba primero que no tenga sed, hambre, que no haya ensuciado su pañal, que no tenga calor o frío.

Una vez que has descartado todas esas posibilidades, y si ya compruebas que pueden ser los dolorosos cólicos, sóbale la guatita. Los masajes en el abdomen, los paseos, e incluso la música suave, pueden ser excelentes aliados en estos momentos. 

Recurre a estos métodos naturales que te acabamos de mencionar, y no administres ningún medicamento, ni tampoco cambies de leche, sin consultar primero con tu pediatra.  Además,  no existe ningún tratamiento con efectividad probada. 

Para ayudar a tu bebé a eliminar los gases, y prevenir un cólico, recuerda no recostarlo en cuanto coma, sino más bien tómalo unos minutos en posición vertical para que pueda expulsarlos eructando.

Y, como ya te lo dijimos, es importante entender que es un trastorno benigno, no una enfermedad,  y desaparece por sí solo con el paso del tiempo, extendiéndose rara vez más allá de los 4 meses de vida.

También te puede interesar:

Previous Article

16 semanas de embarazo

Next Article

Preparándome para la llegada de mi bebé

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *