Bebé

Abrazar a tu bebé beneficia el desarrollo de su cerebro

cerebro

¿Alguna vez pensaste que abrazar a tu bebé podría ser más que una muestra de afecto? Resulta que un reciente estudio comprobó que abrazar al bebé puede ser más importante de lo que se pensaba ya que ayuda al desarrollo del bebé y niño. Ya sea besos, abrazos, caricias, en pocas palabras cualquier contacto físico que demuestre afecto.

 

Un estudio que fue llevado adelante por el Nationwide Children’s Hospital de Ohio en donde se observaron cómo reaccionaban y respondían 125 bebés. Dicho estudio se realizó con bebés prematuros y con bebés que habían nacido a término.

 

La importancia de los abrazos y besos

El resultado fue realmente increíble y es que mientras más afecto y cariño recibía el bebé, la respuesta cerebral era cada vez más alta.

 

La investigadora Nathalie Maitre afirma que es fundamental que, sobre todo, los bebés que fueron prematuros, tengan contacto piel a piel con sus padres, que reciban muestras de cariño físicas positivas para asegurarse que sus cerebros respondan de forma saludable a dicho contacto.

 

El afecto, el amor y el contacto físico son fundamentales en el desarrollo del bebé, eso ya lo sabíamos, pero ahora sabemos que es importante para el desarrollo cerebral, que puede ser realmente fundamental para tener un desarrollo positivo.

 

El amor y contacto físico

Dejando de lado un poco lo científico, todos sabemos que beneficia y mucho el contacto con nuestro pequeño todo el tiempo que sea posible.

 

Los estímulos lo ayudan en su desarrollo y le hacen sentir incluso más seguro, lo que reduce su estrés el cual no es bueno en estas etapas de su desarrollo, por ende, siempre es importante estar abrazando y demostrando el amor que sientes por él, es algo que quizás no recuerde pero que sin dudas va a dejar una huella para toda su vida.

 

Por ende, llegamos a la conclusión de que es importante abrazar a los niños, darle besos, jugar con ellos y en pocas palabras, que tengan una infancia repleta de amor lo cual desarrollará a mejores seres humanos, a buenas personas, a excelentes hijos, que es lo que al final del día todas queremos lograr.

 

Actitudes que parecen insignificantes como darle un beso mientras duerme o acostarse un ratito con él a leerle un cuento mientras intenta dormirse, son demostraciones de amor que afectan al pequeño de manera increíblemente positiva y que jamás podrá olvidar, son esos pequeños momentos que hacen que todo, valga la pena.

Comment here