Uncategorized

Actriz de iCarly reveló que Nickelodeon quiso sobornarla para que no hablara sobre los abusos de su madre y de la empresa

icarly

Jennette McCurdy, la recordada “Sam” de la serie de Nickelodeon iCarly, publicó un libro hace algunos meses atrás en el que revelo los maltratos que sufrió durante la grabación de los episodios. Entre ellos, relató que la obligaban a beber alcohol cuando aún era menor de edad y los abusos de su madre.

Por varios años, vio en carne propia como los diferentes medios, redes sociales y fans la sexualizaban ante el mundo a pesar de su corta edad. Fue por ello que en un arranque de valentía, la artista decidió escribir un libro autobiográfico en el que revela todo lo que ha sufrido por parte de su madre y de los miembros de Nickelodion, la empresa que la lanzó a la fama.

En su libro, Me alegro que mi mamá muriera de Jennette McCurdy, reveló que durante su adolescencia fue obligada a beber alcohol por parte de los miembros de Nickelodeon. Además, recibida mensajes inapropiados por parte de uno de los productores a quien ella apodaba “El Creador” …Dan Schneider.

Según cuenta la actriz, Schneider habría abusado emocionalmente de ella, obligándola a hacer cosas inapropiadas. A pesar de su corta edad, la sexualizaba y le enviaba mensajes fuera de tono.

Me dijo: ‘Nadie está mirando Jennette. Estás bien. Los chicos de Victorious se emborrachan juntos todo el tiempo. Los niños de iCarly son tan sanos. Necesitamos darles un poco de ventaja’.”

También recordó que, en una oportunidad, cuando fue fotografiada en bikini, sufrió de los abusos de Dan Schneider. Sin embargo, en aquel momento, tenía miedo de decirle que parara y solo se inmutaba, limitándose a esperar a que la dejara en paz pronto.

“Me da palmaditas en los hombros y luego la palmadita se convierte en un masaje. Mis hombros tienen muchos nudos, pero no quiero que sea el Creador quien los elimine. Quiero decir algo, decirle que se detenga, pero tengo mucho miedo de ofenderlo.”

Más tarde, cuando llegó el momento de revelar los abusos, Jennette confesó que Nickelodeon intentó comprar su silencio ofreciéndole la suma de 300 mil dólares. La empresa no quería que la joven actriz hablara sobre lo que había ocurrido en el set de grabación, pero ella lo rechazó.

“¿Nickelodeon me ofrece trescientos mil dólares para que no hable públicamente sobre mi experiencia en el programa? ¿Mi experiencia personal del abuso del Creador? ¿No deberían tener algún tipo de brújula moral? No, no es. Esto no es dinero gratis. Esto me parece dinero para callar.”

Luego de terminar de grabar la serie iCarly, Jennette estuvo un año más en Nickelodeon trabajando para otra serie. Por suerte, cuando esto acabó se desligó de la empresa y decidió mantenerse alejada de las cámaras.

Comment here