Lactancia

Amamantar y estar demasiado delgada ¿Es malo para el bebé?

delgada

Es fundamental durante el embarazo y la lactancia, mantener una dieta sana y equilibrada, de por si es necesario hacerlo a lo largo de nuestra vida. Durante esta etapa es fundamental ya que los nutrientes no son únicamente para ti, sino también para tu bebé.

 

En caso de que estés demasiado flaca o delgada, pero seas consciente de mantener una alimentación sana entonces no deberías tener que preocuparte para nada. En caso de que te sientas cansada e incluso sigas perdiendo peso a pesar de que te alimentas bien, entonces es posible que tengas que comenzar a ocuparte de este asunto.

 

Amamantar y estar demasiado flaca

Son muchas las mujeres que quieren recuperar su peso previo al embarazo, esto es algo normal pero el problema es cuando comienzan dietas estrictas para poder bajar de peso lo más rápido posible.

En todas esas ocasiones dichas dietas no incluyen proteínas animales, entre otras cosas. Algo que es fundamental para tener una alimentación sana.

 

Estas dietas no son para nada saludables, porque imagina que una mujer que amamanta necesita consumir alrededor de 2500 calorías para garantizar leche materna y que esta sea de calidad.

 

Cuando das el pecho a tu bebé, no únicamente bajas de peso, sino que además pierdes mucha energía. Por eso mismo se vuelve fundamental que te alimentes de manera correcta para poder seguir amamantando a tu pequeño sin ninguna clase de riesgo para ninguno de los dos.

 

Es fundamental tener una dieta que sea sana y variada, rica en alimentos proteínicos como las carnes blancas, puede ser el pollo que es económico y se puede preparar en muchas comidas. Aunque también es muy bueno el pescado, los huevos, cereales, frutos secos, etc.

 

Una dieta sana y equilibrada

Olvídate de tener una dieta estricta para bajar de peso, por lo menos por ahora. Es fundamental que te alimentes de la mejor manera posible, con cinco comidas al día en donde consumas muchas frutas, verduras, cereales y lácteos. Las carnes blancas son muy importantes, los huevos también e incluso el pescado.

 

Lo importante es comer la porción adecuada, quizás un poquito más, pero de comida sana y que sea variada por sobre todas las cosas, esto es fundamental. Una vez que termines de amamantar, ya tendrás tiempo de sobra para poder perder peso, lo cual deberías preocuparte por hacerlo de una forma sana y lenta, ya que perder peso rápidamente no tiene buenos resultados a largo plazo.

 

 

 

También te puede interesar: 

Cómo impacta la lactancia materna en el cerebro del bebé

Comment here