Uncategorized

Amamantó a su esposo y fue duramente criticada en las redes sociales

esposo

¿Qué no haríamos por amor no? sin importar el qué dirán, muchos hacen lo que sea por la persona que aman, incluso hasta lo impensado. Conoces el refrán “nunca digas nunca”, pues no sabes cuando las vueltas de la vida te harán hacer algo que ni siquiera imaginas.

Aunque a muchos les resulte extraño o desagradable, esta mujer le dio el pecho a su esposo. Lo cierto, es que en realidad fue por una buena causa, ya que ella había tenido una serie mastitis y la única forma de alimentar a su bebé era que él succionara la gran masa de sus mamas.

Jennifer, la joven madre, compartió su experiencia en su cuenta de TikTok @twodears. Contrario a lo que muchos pensaron, la verdadera intención no era alimentarlo, sino que la ayudara a curarse una mastitis.

Es bastante normal que en mujeres que están amamantando se produzcan las mastitis, que no es otra cosa más que la obstrucción de los conductos en los senos por donde sale la leche materna. Cuando sucede, no pueden alimentar a sus bebés, lo que termina ocasionando un fuerte dolor, hinchazón y enrojecimiento en las mamas.

Puede no parecer muy grave, pero lo cierto es que si una mastitis no se trata de la manera adecuada, puede tener serias consecuencias en la mujer que lo padece. Incluso puede llegar a generar fiebre, escalofríos y hasta el cese de la producción de leche materna.

Durante la lactancia es normal que esto suceda, sobre todo cuando el bebé no es alimentado cada dos o tres horas. No obstante, lo normal es que sea tratado con antibióticos, aunque no siempre logra aliviar del todo el problema. Esto fue lo que le sucedió a Jennifer, por lo que decidió pedirle ayuda a su esposo.

A través de un video que compartió en su cuenta de TikTok, Jennifer explica que estaba haciendo un tratamiento con antibióticos, pero habían pasado los días y la molestia continuaba. El dolor que sentía era casi insoportable, por lo que no tuvo más remedio que buscar otra alternativa.

Primero probó con baños de sal y luego con compresas calientes, pero nada funcionaba. En su desesperación, buscó en internet que otras opciones podía probar. Allí fue donde encontró un remedio que parecía algo extraño, pero era su última esperanza.

Aunque no estaba muy convencida y era algo que le avergonzaba un poco, le pidió ayuda a su esposo, quien debía succionar con mucha fuerza para poder quitar el tapón. Para él tampoco era algo agradable, pero sabía que esto podría ayudar a su esposa así que lo hizo.

“Haría eso por ti. Podría darme asco. Podría vomitar, pero haría eso por ti.” Ambos aseguran que fue una experiencia incomoda y graciosa al mismo tiempo. Él dijo que fue parecido a extraer veneno de una picadura de animal, y que primero sentía como un goteo.

Luego, cuando logró destapar los conductos de las mamas, salió un chorro de leche con mucha presión.

El esposo de Jennifer, aseguró que fue una experiencia inolvidable, que el sabor era dulce y que en realidad la leche materna sabía muy bien. Eso sin duda era algo que ninguno de los dos esperaba.

Comment here