MaternidadPaternidad

Amigos deciden compartir la paternidad sin ningún compromiso: “No somos pareja, fue un acuerdo”

Amigos

Desde que podemos tener registro, se ha tenido la idea de que un hijo debe ser concebido por un padre y una madre que estén casados, vivan juntos o al menos tengan una relación sólida. No obstante, con el paso del tiempo, esta idea ha ido modificándose, haciendo que cada familia pueda estar compuesta de manera distinta y única.

De esta manera, podemos ver a familias completamente funcionales formadas por uno de los dos progenitores, dos madres, dos padres o una madre y un padre. En algunos casos, los dos pilares de este núcleo familiar viven en una eterna guerra por incompatibilidad de carácter.

Este fue el motivo por el que una pareja de amigos pensó en todos los escenarios posibles antes de tener un hijo. Fue así como ambos pudieron cumplir su sueño de ser padres sin romper con su amistad y compartiendo simplemente las responsabilidades del niño que tuvieron juntos.

“No vivimos juntos pero la manera en que Juan nos conectó nos ha hecho tener una relación de amigos mucho más fuerte, mi mejor decisión en la vida fue tener a mi hijo con mi mejor amigo.”

Agustina Kämpfer, una periodista argentina, reveló que tras la ruptura de quien sería su futuro esposo, tomó la decisión de concebir un hijo con su mejor amigo. Agustín Bardaraco, un reconocido chef del espectáculo, estuvo de acuerdo con la idea.

“Nosotros desde muy pequeños éramos muy unidos. Ambos estábamos pasando por momentos difíciles en nuestras vidas, saliendo de relaciones de muchos años y nunca perdimos el contacto. Un día coincidimos en algún restaurante, tomamos algunas copas de vino y la noche simplemente se alargó.”

Cuando llegó el momento de hablar sobre tener un hijo juntos, ambos fueron muy maduros al respecto. Tanto Agustina como Agustín llegaron a la decisión de que tendrían un bebé juntos pero no iban a comprometerse en una relación.

La periodista mantuvo en secreto toda su historia y cuando reveló que estaba embarazada comenzaron a crecer los rumores de que se trataba de una inseminación artificial. Rápidamente, Agustina salió a desmentir toda la historia y contó cómo había sido todo.

“Los dos soñábamos con ser padres, basto solo una noche, una oportunidad y quede en estado, Juan llegó a este mundo siendo concebido de una manera natural y sólo puedo decir que fue una noche mágica en donde dos amigos se conectaban por un objetivo en común, ser papás.”

El pequeño Juan crece siendo un niño feliz con padres que lo aman, que se quieren y que se respetan mutuamente en todo momento. Y tú, ¿qué piensas sobre esta pareja de amigos que llegó al acuerdo de ser padres sin tener un compromiso?

Comment here