Paternidad

No es ayudar a la esposa, es compartir algunas obligaciones

ayudar

Es cierto que son muchas las personas que no lo comprende, no sólo hombres sino que también son varias las mujeres que se confunden, que no entienden la diferencia entre ayudar y compartir las obligaciones, las tareas. Lo cierto es que un hombre no tiene que ayudar a su mujer como si fuera un invitado en la casa, como alguien que espera ser atendido todo el tiempo y solo en el momento que tiene ganas ofrecer su ayuda.

 

Un hombre debe compartir obligaciones con su mujer, asumir la responsabilidad tanto como padre y pareja, aunque bueno, esto obviamente va dirigido hacia ambos géneros. Ya que no siempre es la mujer la que se queda en casa, en ocasiones es el hombre el que hace todo (muy pocas ocasiones). Por ello es que todos deberían tener en mente que no se ayuda a su pareja, se comparten las obligaciones de la casa.

 

Compartir sí, ayudar no

Hay que entender desde el primer momento que nuestra pareja es nuestra compañera, las tareas, las deudas, el criar al bebé, todo se hace compartido. Una buena relación es la que prácticamente todo es 50 y 50, hay que dejar de lado, hay que dejar atrás que los hombres son los espectadores, que solo van a trabajar y después vuelven para no hacer nada. Una buena familia es la que colabora, es la que se reparte las obligaciones.

 

Ahora, puede ser que este la gran pregunta: ¿Es más importante el trabajo fuera de casa o el de dentro? En realidad, no es una competencia, esto es algo que muchas personas deberían comprender, no se trata de ver que es lo que vale más. Se trata de valorar lo que hace cada uno, tanto fuera como dentro de la casa. No se tiene que estar esperando un “gracias” cada vez que se hace algo en la casa si es para mejorar la vida en el hogar para todos.

 

Lo mejor es compartir

Entonces la verdad es que todas esas personas deberían comprender esto, si eres un padre o madre que está acostumbrado a ayudar a su pareja es mejor que cambies de pensamiento. Porque no solo estás hablando mal sino que también se trata de hacer las cosas bien en la familia, de mostrar a los niños que es lo mejor en la casa y que ayudar no es lo mismo que compartir obligaciones en algunos momentos.

 

Cada persona en la familia tiene su rol, todos debemos comprenderlo y si la otra persona se quedó en la casa criando a los niños no quiere decir que va a tener que hacer y tener todo impecable para la otra que volvió del trabajo. El trabajo de ambos vale, ambos están cansados y es justamente uno de los motivos por el cual deben ayudarse.

 

Comments (1)

  1. Ciertamente el hogar lo forman el matrimonio y los descendientes. La tarea de formar, criar, proteger, cuidar, proveer, enseñar, educar, amar… es una responsabilidad de ambos por igual.
    Unamonos en tan noble labor!!!

Comment here