Bebé

¿Bebés macrosómicos? Te contamos todo lo que tienes que saber

macrosómicos

No hace mucho tiempo se dio a conocer la información sobre el nacimiento de bebés macrosómicos. Los especialistas aseguran que esto debe atenderse desde el mismo embarazo para de esta forma evitar que en más casos existan problemas de salud que pueden terminar afectando la vida del pequeño en su etapa de adultez.

¿Qué es un bebé macrosómico?

Debemos tener en cuenta que cuando un bebé nace debe pesar aproximadamente entre 3 a 3.5 kg. Los bebés macrósomicos tienen un peso de 4.5 a 5 Kg. Pero esto en realidad es posible de evitar con una alimentación saludable durante el embarazo. Por lo tanto, depende de mamá.

Pero no es lo único que se puede hacer para evitar esto. Sino que para que el pequeño no sea una persona sedentaria desde el primer momento en que comienza a gatear es fundamental intentar estimularlo lo máximo posible para que comience a realizar ejercicios, para que esté todo el tiempo en movimientos.

¿Cuáles son los riesgos de los bebés macrosómicos?

El riesgo principal para los bebés macrosómicos, se podría decir que en la mayoría de los casos, es que el pequeño desarrolle obesidad hiperplástica. Esto se refiere a la creación de almacenes de grasa acelerada que luego a pesar de realizar dietas y ejercicio, no desaparecen.

bebés macrosómicos

El problema de la obesidad infantil es que es demasiado complicado eliminarla, ya que el pequeño se cría de esta forma, pensando en que es la única forma de vivir y que no existe nada mejor.

El problema de la obesidad hiperplástica es que con el paso del tiempo puede provocar ciertos problemas como: alteraciones en las grasas en el organismo, problemas de dislipidemias, alteraciones en la fortaleza del sistema osteomuscular y sobrecarga del corazón.

¿Cuáles son las razones de este padecimiento?

El principal problema es la diabetes materna. Sin embargo, existen otros factores que pueden influir notoriamente en la salud del bebé:

Uno de ellos es la obesidad materna, también un hijo que ya tuviera esta enfermedad. Además, el aumento notable del IMC de la madre y evidentemente la genética.

Por lo tanto, como siempre decimos, es fundamental tener una dieta sana durante el embarazo. De por si es ideal mantener una dieta sana durante toda la vida, más cuando se lleva una vida dentro de una.

La mejor forma de cuidar a tu pequeño durante el embarazo y durante el resto de su vida es cuidándote a ti misma, para que una vez crezca, siga tu ejemplo.

Comment here