Niños

“Cada paso se celebra con emoción”. Niño aprende a caminar nuevamente tras sufrir un grave accidente

Sin lugar a dudas todos hemos tenido algún momento que nos ha marcado la vida, algunas para bien y otras no tanto. En ocasiones, pueden ocurrir accidentes que marcan un antes y un después por las heridas que dejan y por la manera que la que nos impide continuar y salir adelante. No obstante, con el apoyo y la ayuda constante de quienes nos rodean todo se vuelve posible.

Aquellas personas que trabajan como médicos o enfermeros en los hospitales, saben muy bien sobre esas historias de superación e inspiración. Ellos son testigos de cómo miles de personas logran superar cualquier obstáculo y salir adelante, incluso contra todo pronóstico.

Un caso de estos se vivió en el Hospital Clínico de la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto, en Brasil. Recientemente ha compartido la historia de un niño en su cuenta de Instagram, quien ha logrado aprender a caminar nuevamente tras sufrir un grave accidente.

El pequeño paciente ha estado internado en la Unidad de Quemados luego de haber protagonizado un accidente con alcohol. Todo su cuerpo se vio seriamente afectado y estuvo en estado critico por varios días. Desde que fue ingresado al hospital, todo el equipo médico, se ha esforzado por ayudarlo a recuperarse poco a poco.

Entre ellos, la fisioterapeuta Lidia Prada, ha estado presente y fue una gran ayuda para que el niño pueda volver a caminar. Muchos creyeron que no tenía muchas posibilidades de sobrevivir a aquel trágico accidente, pero nunca se dieron por vencidos.

El niño estuvo hospitalizado más de 30 días en la Unidad de Quemados y tuvo que pasar por varios injertos y cirugías como trasplante de piel. Fue gracias al esfuerzo de todos los profesionales de la salud del instituto que el pequeño logró salir adelante.

Jessica Daher, jefa de la unidad de enfermeros, fue testigo de cómo el niño dio sus primeros pasos para aprender a caminar nuevamente. Con la ayuda de Lidia, la fisioterapeuta, el pequeño mantuvo el equilibrio hasta sentirse lo suficientemente seguro para ponerse de pie. Luego, ambos dieron un paseo por el lugar.

“Cada paso se celebraba con mucha emoción. Su abrazo con la fisioterapeuta tras el paseo es la estampa de la victoria.”

Aunque aún falta un largo camino para que el niño pueda terminar con esta lucha, todos los días celebran cada avance que tiene. Estamos seguros de que el pequeño irá por más logros de la mano de Lidia y todo el equipo que lo ayuda a recuperarse.

Comment here