Uncategorized

¿Cómo comenzar la lactancia?

lactancia

Estás muy próxima a que nazca tu bebé y el tema de la lactancia te preocupa. Las dudas sobre si lo harás correctamente, si tendrás leche suficiente, o si tu bebé será capaz de succionar, te están quitando el sueño.

 

Pero, recuerda futura mamita que la lactancia es algo natural. Tu bebé lo hará en forma instintiva, sólo debes preocuparte de tomarlo como seguramente ya te lo ha sugerido la matrona, o si fuiste a talleres de lactancia. Claro que no es lo mismo que te lo digan, a hacerlo, pero debes estar tranquila y confiada, pues recuerda que es un momento de intimidad sumamente especial que tendrás con tu bebé.

 

Si te siguen preocupando las primeras tomas del bebé, y cómo ha de ser la posición del recién nacido, simplemente debes ofrecerle el pezón a tu pequeño cuando te lo pongan al pecho, y dejar que tome. Puede estar un poco dormido, pero el contacto con tu piel lo estimulará, y ayudará a que se produzca la subida de la leche. Luego, cada vez que llore simplemente acércalo a tu pecho.

 

Seguramente has escuchado de lo conveniente que es dar pecho a demanda: cada vez que tu hijo quiera, sin importar si es seguido, o si en cada ocasión toma mucho o poco. Sin embargo, durante la primera semana estará muy dormido, por lo que debes procurar darle unas 8 veces al día, para evitar que se deshidrate.

 

 

Si, por el contrario, llora y pide muchas veces, no creas que es un problema con tu leche, es normal y debes darle aunque tome poquito o simplemente no tome. Quizá sólo necesitaba sentirte cerca.

 

Tampoco te preocupes por el aspecto de tu primera leche. Para ti parecerá insignificante, pero para tu bebé es una fuente de nutrientes y todo lo necesario. Esta primera leche se denomina calostro y es un líquido de color amarillento.

 

La posición del bebé

Para que el inicio de la lactancia sea efectivo y el bebé pueda succionar bien, tiene que estar agarrado correctamente al pecho. No existe la forma perfecta y, de hecho, hay varias posturas posibles: sentados, acostados en la cama o con el bebé situado hacia tu costado.

Encontrarás la posición que más te guste, y esa será la correcta, porque  lo más importante es que ambos logren estar cómodos y tranquilos. Si estás nerviosa, agitada o estresada no te ayudará, y el bebé percibirá esta sensación rechazando el pecho.

 

Recuerda que es un acto natural, tómalo y disfrútalo como tal.

 

Comments (1)

Comment here