Uncategorized

Cómo recuperar la pasión en la pareja después del parto

pareja

La mujer debe aprender a dividir su tiempo y sus afectos para ser madre, esposa y no morir en el intento.

Por lo regular, cuando una pareja se une en matrimonio o en unión libre, la finalidad es formar una familia. Tener una extensión de su amor.

 

La llegada de los hijos puede traer muchas alegrías, nuevos retos y una nueva ilusión. Pero con ello, de no manejarse correctamente, también puede afectar la intimidad y la pasión que debe primar en toda pareja.

 

Y es que después de un parto, ya sea a través de cesárea o no, la mujer entra en un proceso de recuperación física, emocional y mental en la que, algunas veces, el hombre no está “sincronizado”.

 

Como regla médica, para volver a estar “activos” sexualmente después de “dar a luz”, según explica Esterling Omar Suero, ginecólogo-obstetra, se debe tomar algunas consideraciones para que el organismo femenino sane.

 

“En el caso de que haya sido un parto natural, es recomendable que la mujer espere la llegada de su primera menstruación después del parto e inicie su planificación después de la sexta semana del nacimiento del bebé”, detalla Suero.

 

En el caso de una cesárea (el procedimiento más utilizado en la República dominicana para alumbramientos), Suero aconseja que la mujer debe guardar los 40 días de “riesgo”.

 

De no tomar en cuenta esto, Suero asegura que la mujer, aunque esté lactando puede quedar embarazada, y en el caso de que haya tenido una cesárea, existe una alta probabilidad de que el corto período intergenésico, el intervalo de tiempo que se debe dejar pasar entre un embarazo y otro, pueda tener una rotura uterina. Lo cual pone en peligro a la madre y a la criatura.

 

Las hormonas y las emociones

Y es que después del parto, tener relaciones sexuales se puede complicar, no sólo por el proceso reciente (en el que la mujer queda con dolores físicos), también están los factores hormonales y emocionales. Así como el temor de volver a quedar embarazada.

 

En el artículo “Sexualidad en el embarazo y el puerperio”, escrito por Francisca Molero, vicepresidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología, señala que el estado hormonal de la mujer tras el parto es “comparable a un hipogonadismo”, es decir, el problema que se produce cuando las glándulas sexuales generan pocas o ninguna hormona.

Por ello, lo normal es que no haya relaciones con penetración durante el periodo llamado de cuarentena, las primeras seis semanas tras el nacimiento del bebé.

 

 

En el mismo detalla que después de concluir la etapa de “cuarentena sexual”, la respuesta sexual se recupera de forma progresiva. Y a los tres meses del parto, la capacidad orgásmica es igual e incluso algo superior a la que existía, dice la sexóloga. Esto explica que, para entonces, la mayoría de las mujeres ya hayan reanudado las relaciones coitales.

 

Por lo que no es de extrañar que muchos matrimonios pasen por una crisis luego de un embarazo, en especial, el primero. Según Ramón Emilio Almánzar, psicólogo y terapeuta sexual, lo que pasa es que con el embarazo se rompe la dinámica sexual de la relación, producto de los mismos procesos que se dan durante este periodo.

 

“Esto sucede cuando solamente se enfocan en el embarazo (la mujer), y no se dedican tiempo de intimidad, lo cual puede provocar que se pierda el hábito de tener actividades sexuales”, dice Almánzar, quien agrega que si el embarazo no ha sido planificado trae problemas porque es necesario readaptarse a una situación para lo que no se estaba preparado, rompe con el proyecto de vida de la relación y de las personas, lo que produce un estrés considerable.

 

El psicólogo explica que la mejor manera de manejar la situación es que ambos (la pareja) aporten al cuidado del bebé, y sacando tiempo de calidad para compartir en pareja, aprovechando los momentos en que el hijo esté durmiendo, por ejemplo. De no poder, lo mejor es buscar orientación.

 

Celos

Es posible que el padre sienta celos si la madre sólo se enfoca en el niño, porque no se le dedica tiempo.

 

La pareja debe trabajar en equipo

La mujer tiene que guardar un tiempo de reposo y luego aprender a cuidar a la cría, y compaginar el rol de madre y esposa requiere de mucha habilidad y apoyo. Para salir airoso de esta situación no existe una “receta mágica”, pues, según Almánzar, cada pareja es diferente, y los tiempos y situaciones que se dan también.

Lo importante es estudiar estos temas, y ver las situaciones que se den que no estén previstas respecto al niño, para ir buscando un balance con todo.

 

También resalta que la principal causa por la cual muchos matrimonios se disuelven después del parto se debe a desenfocarse completamente de la relación para convertirse en padres a tiempo completo.

 

Almánzar considera que la pareja debe luchar por no perder la “llama del amor” y mantenerse activos sexualmente, aun durante el embarazo. “Ambos deben entender que independientemente del embarazo o el nacimiento, la pareja debe darse prioridades, nunca olvidar este aspecto”, concluye.

 

Comment here