Maternidad

Estas son las cosas que hacen las madres felices

madres felices

La realidad es que a una madre cuando está feliz se le nota, se le ve en la cara que tiene ganas de disfrutar de un día en familia sin importarle si está un poco cansada o si tiene que trabajar todo el día. Lo bueno es que las madres felices ven el mundo de una forma diferente y esto se nota claramente en todo lo que hacen a diario.

 

Tristemente hay madres que no son felices y es por ese motivo que siempre amenazan, gritan y degradan a sus hijos, lo cual está mal. Básicamente es como dice el dicho, si no puede ser feliz ella no lo es nadie y eso la verdad es que está bastante mal. Como madres tenemos la responsabilidad de enseñarles a nuestros hijos cosas buenas, mostrarles el mundo como creemos que es lo mejor. En fin a continuación vas a poder ver que hacen las madres felices, de paso te darás cuenta si eres o no alguien así.

 

Madres honestas

Cuando las madres son felices, cuando consideran que lo son, pasan a ser mucho más honestas y es así cuando los pequeños se dan cuenta de que si mamá dice algo es que porque realmente es así. Hay que tener en cuenta una cosa y es que cuando una madre no es honesta puede ser bastante peligroso porque es ahí cuando la confianza se pierde y los niños al no sentir seguridad no hacen todo lo que se les ordena.

 

Realmente escuchan

Hay muchas madres que hacen de cuenta que escuchan a sus hijos, eso está mal y es lo que la diferencia de las madres felices. Pues las que se encuentran bien escuchan lo que sus hijos tienen ganas de decir, no hacen de cuenta que están escuchando y responden rápidamente. Es importante aprende la diferencia entre escuchar y comprender a escuchar y responder rápidamente. Las madres que son felices van a saber escuchar, reír, comprender y dar los mejores consejos en el momento adecuado.

 

Siempre enseñan algo nuevo

Cuando una madre enseña cosas nuevas todos los días es porque sabe muy bien que todos los días debe tomarse como una oportunidad para aprender. Sabe muy bien que cada una de las preguntas que le hace su hijo no son tontas, más bien se tratan de dudas que tienen y cada una de ellas son importantes. Entonces una madre feliz se toma el tiempo para poder enseñarle a su hijo cada una de las cosas que va viendo como nuevo en el día a día.

 

Nada de perfección

De por si es importante que quede bien en claro que la perfección no existe, pero una madre que es feliz lo sabe aún más y se encarga de que sus hijos sepan esto, una de las mejores que tiene de hacerlo es no dejando que tengan expectativas poco realistas. No compiten con nadie, saben que de los errores se aprenden y eso les enseñan a sus hijos.

 

Escogen bien sus batallas

Las madres felices no son las que dañan la autoestima de sus hijos haciendo comentarios negativos, criticando cada una de las cosas que hace. Siempre prefieren ayudarlos, guiarlos cuando ven que las cosas se ponen difíciles. Una madre feliz se frustra cuando ve que otra grita a su hijo en el parque para darle órdenes, son las que prefieren que aprendan con instrucciones.

Comment here