Consejos

Cuida el ombligo de tu pequeño recién nacido

ombligo

Durante el proceso de gestación, el cordón umbilical es lo que une al bebé con la placenta. A través del mismo el pequeño recibe todos los nutrientes necesarios para su desarrollo.

 

Cuando el bebé nace el cordón umbilical es cortado por el médico. Luego de hacer esto una pequeña parte del cordón de unos 4 cm de largo aproximadamente sigue unido al bebé hasta que el mismo se termina por secar y se cae. Esta parte se conoce como muñón y puede demorar unos cuantos días en caerse.

 

El cordón se corta por la obvia razón de que ahora que el bebé nació, la alimentación del mismo se hará de forma directa por lo que el cordón umbilical ya no tiene razón de ser.

 

Incluso es recomendable ahora que el bebé puede alimentarse de forma directa. Que sea amamantado durante los primeros meses de vida como mínimo para de esta forma beneficiarse de la enorme cantidad de beneficios que tiene la leche materna en esta etapa.

 

Qué ocurre con la herida luego de que se cae el muñón

La herida que queda luego de que el muñón se cae pasado los 10 días aproximadamente es bastante pequeña y no es nada de qué preocuparse. La misma sanará en menos de una semana.

 

Al día de hoy los especialistas recomiendan bañar al bebé lo mejor posible, pero al momento de secarlo prestar mucha atención en la zona del ombligo ya que la misma debe estar lo más seca posible y evidentemente deberías secarlo con la mayor delicadeza posible.

 

Cómo curar la herida del bebé

Es bastante sencillo curar dicha herida. Lo único que debes hacer es mojar una gasa estéril con antiséptico y limpiar muy suavemente la herida en cuestión. Es fundamental que seas lo más suave posible para evitar que lastimes más la misma. Luego de esto es importante tomar otra gasa y secar la zona lo mejor posible.

 

Es importante evitar que se mantenga húmeda la herida ya que esto lo único que logra es retrasar más el proceso de cicatrización e incluso puede aumentar el riesgo de contraer infecciones. En cuanto a la cantidad de veces que puedes hacer esto: se recomienda unas cuatro veces por día como máximo.

 

Además, cuando le pongas pañales al pequeño debes preocuparte de que el ombligo quede al aire para que este se pueda secar lo mejor posible.

Comment here