Maternidad

Cuidar a los niños es más complicado y cansa más que trabajar fuera de casa

trabajar

Cuidar a los hijos no es precisamente un trabajo del todo sencillo. Cualquier padre o madre te puede confirmar justamente esto y es que, después de todo, no es como cualquier trabajo que estas unas cuantas horas y luego te puedes desconectar, aquí tienes que estar todo el tiempo, es imposible desconectarse un rato.

 

Es más que evidente que al decir que cuidar a los niños cansa más que el trabajo, tampoco significa que cualquier clase de trabajo sea difícil, sino que encargarse de los más pequeños del hogar con todo lo que eso conlleva es realmente complicado y demanda una gran cantidad de tiempo.

 

Cuidar a los hijos es una tarea de tiempo completo

La Universidad Católica de Lovaina, que se encuentra ubicada en Bélgica. Realizó un interesante estudio en donde se hizo una encuesta a más de 2000 padres y madres. El resultado fue que un 13% no únicamente estaban demasiados cansados, sino que además tenían un sentimiento de incapacidad.

 

Muchos padres y madres aseguraron que cuidar a los niños es una tarea de tiempo completo que llega a agotar demasiado, que pone en riesgo la salud emocional y física incluso.

Con el paso del tiempo todo se vuelve más complicado ya que el niño comienza a crecer y requiere poco a poco más atención y mucho más cuidado, dejando de lado el resto de responsabilidades que vienen con la edad de un niño como: asistir a la escuela, tener actividades varias, salir a pasear, etc.

 

Un trabajo sin descanso

La gran ventaja que tiene un trabajo promedio es que uno se levanta, desayuna, se baña y se va al trabajo. Cumples un horario que generalmente son ocho horas y luego de eso puedes volver a tu hogar, descontando totalmente de tu zona de trabajo.

 

Sin embargo, con los niños no pasa y en muchas ocasiones el único momento que existe de tranquilidad en la casa es de noche, horario en donde generalmente se duerme por lo que uno tampoco es que lo disfruta demasiado.

 

Una posible solución es sin dudas intentar encontrarle actividades al pequeño para mantenerse un poco alejado de los padres, algo que nunca viene mal, poco a poco.

 

Ya sea llevarlo a un jardín o guardería dependiendo de la edad, que visite a sus abuelos o primos y aunque sea por unas horas en el día tengas un tiempo para ti, relajarte y enfocarte en tus cosas sin tener que preocuparte por tu pequeño hijo, es algo que a la larga se agradece porque una vez el pequeño está de vuelta contigo, tienes más energía y paciencia para poder aprovechar y disfrutar momentos con él.

Comment here