Uncategorized

Descubre los 3 errores frecuentes en la alimentación del bebé

bebé

Si eres una de esas mamás que piensa retirar la lactancia materna al bebé antes de los seis meses o lo antes posible, no lo hagas, ya que este es uno de los errores más comunes en cuanto a la alimentación de los más pequeñitos.

 

Cuando eres madre, siempre buscas ofrecer lo mejor a tus hijos. No quieres que nada malo les pase y tienes tus 5 sentidos en alerta por si percibes algo extraño en su comportamiento o en su cuerpecito. Si bien tu intención siempre ha sido la mejor en cuanto a su crianza, nadie está exento de errores. Pues cuando te conviertes en madre primeriza tu día a día se basa en prueba y error.

 

Es común que la falta de experiencia nos juegue una mala pasada y muchas veces nos lleve a cometer errores cuando a la alimentación del bebé nos referimos. Te invitamos a conocer los traspiés más comunes que debes evitar:

 

1.- Lactancia materna: Algunas mamás suelen retirar la leche materna a temprana edad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los bebés necesitan alimentarse exclusivamente de leche materna como mínimo los primeros seis meses de vida. No obstante se recomienda hasta los 2 años o más.

Si la suspendes antes de tiempo, tu bebé contará con menos calcio y nutrientes necesarios para su buen desarrollo.

En caso que tengas problemas de salud o no tengas buena producción de leche, te recomendamos consultarlo con tu doctor o asesora en lactancia antes de suspender. Es importante que recuerdes que mientras más succione el pecho tu bebé, más leche tendrá.

 

2.- Darle de comer: Un error habitual que cometen las mamás es ofrecer papillas antes del tiempo indicado. La alimentación del bebé debe ser exclusiva de leche materna los primeros seis meses de vida.

Tu bebé tiene su estómago tan pequeñito, que solo la leche materna le ofrecerá los nutrientes necesarios para su crecimiento. Una vez que cumpla los 6 meses, podrás complementar su alimentación con la lactancia y alimentos sólidos.

 

3.- Añadir sal y azúcar: Las primeras papillas de tu bebé deben estar libre de sal y de azúcar. La razón es muy sencilla, no los necesita. El azúcar y la sal que su organismo requiere ya lo obtienen de los alimentos que consumen. Por ende, no se debe añadir un extra.

 

Recuerda siempre consultar con el pediatra de tu bebé las dudas que tengas sobre su alimentación, y ten presente estos tres errores si es que es necesario corregirlos.

 

Comment here