Uncategorized

Disciplina a tus hijos con amor

disciplina

Tu niño debe saber desde pequeño que es parte de una sociedad en la que sus actos traerán consecuencias buenas o malas, para él y para quienes lo rodean.

 

Cada padre es responsable de lo que ocurre con sus hijos, y de la forma de disciplinarlo. Los métodos de crianza serán los que tú elijas y consideres los mejores para tu retoño. Sin embargo, nunca olvides que esa disciplina debe ser con amor.

 

Cuando hablamos de disciplina, nos referimos al hecho de ayudarlos desde pequeños a ser más responsables con los distintos aspectos de su vida,  y respetuosos con los demás.

 

Ninguno de nosotros nació sabiendo, y los errores que tu hijo cometa no deben ser sancionados con golpes, bajo el pensamiento de que “no lo vuelva a hacer”, sino que explicándole las razones de su falta, y por qué lo que hizo estuvo mal. Intentemos lograr que entienda las consecuencias de sus actos, y ayudémosle  a descubrir cómo se sienten los demás ante su comportamiento, de manera que verdaderamente sea un aprendizaje.

 

¿Te imaginas qué pasaría dentro de la sociedad si todos recurriéramos a los golpes cada vez que alguien se equivoca, aún más si es por desconocimiento o ignorancia? Es posible educar a nuestros hijos con amor, siendo claros y firmes, pero sin faltarles el respeto. Ojo, no se trata de tolerar comportamientos indebidos, pues el respeto debe ser mutuo.

 

 

La responsabilidad y el deseo de comportarnos adecuadamente con los demás es un proceso, al que se llega no desde la autoridad impuesta, sino desde el ensayo y error.

 

La disciplina con amor los hará más conscientes de su valor

En este paso de la disciplina con amor, debemos también proteger y fomentar la confianza que nuestros niños tienen en ellos mismos, y cada vez que cometan errores, en lugar de “enseñarles lecciones” que los humillen o ridiculicen, debemos transmitirles que los errores no son fallos que los marcarán en la vida, siendo malas personas, o incapaces de ser alguien, sino que nos dan una oportunidad de aprender.

 

Tu niño debe saber desde pequeño que es parte de una sociedad en la que sus actos traerán consecuencias para él y para quienes lo rodean. Pero, también, debe comprender que es valioso, y debemos ayudarle a sentirse valorado y escuchado.

 

En conclusión, una disciplina con amor no es dejar que tu hijo haga lo que quiera,  sin ayudarle a entender que puede hacer daño a otros. Debemos acompañar su crecimiento con firme y amorosa presencia, pero no desde la imposición, ni el castigo.

 

Comment here