Uncategorized

Echa a su hijo por ser homosexual y su abuelo lo defiende

abuelo lo defiende

Todos tenemos derecho a vivir y a sentir el amor de la manera que mejor nos parezca. Nadie tiene derecho a decirnos cómo y a quien amar. Por más que quieran, nadie puede obligarte a sentir algo que no quieres sentir.

Incluso en los tiempos de hoy, es normal que haya personas que creen que hay ciertos de relaciones “incorrectas” o que van en contra de la naturaleza. Incluso, hay quienes llegan al extremo de decir que “deben recibir algún tipo de castigo”.

Generalmente, las personas que no aceptan la homosexualidad son adultos mayores que han sido criados en una época en donde los valores eran muy diferentes. Es sumamente difícil tratar de erradicarlos, logrando abrir su mente a otras formas de amor.

Esto fue lo que le sucedió a Chad, un joven que decidió revelarle a su madre que era homosexual, sin imaginar todo lo que esto causaría. Su madre Christine, no podía creer la noticia que acaba de recibir. Enfurecida con su hijo, le dijo que era una “vergüenza para la familia” y lo hecho de su propia casa por considerarlo una “abominación”.

Además, Christine le dijo a su hijo que estar con otro hombre era faltarle el respeto a la iglesia católica. Echarlo de su casa es lo que “Jesús hubiese querido”. En una entrevista con el medio local Someecard Chad dijo: “Me echó de casa porque es lo que Jesús hubiera querido o cualquier razón que excuse los llamados religiosos que usan las personas para justificar su fanatismo.”

Por suerte, cuando el abuelo de Chad se enteró de lo que hizo su hija, no dudó en acoger a su nieto y hacerle saber a Christine que tuvo una actitud desagradable. A través de una carta, decidió hacerle frente a aquella injusticia y “desconocerla” como hija.

La carta que escribió el abuelo de Chad fue compartida en las redes sociales y rápidamente se volvió viral. Muchos felicitaron al abuelo por las sabias palabras y por la enseñanza que le dejó a su hija.

El abuelo no tuvo mejor idea que replicar todos los insultos que Christine le dijo a su hijo. La carta que dio la vuelta al mundo decía: “Querida Christine: Estoy decepcionado de ti como hija. Tienes razón en que tenemos una «vergüenza en la familia», pero nos equivocamos sobre quién es.

Sacar a Chad de tu hogar simplemente porque es gay, es la verdadera «abominación» aquí. Lo único inteligente que te oí decir en todo esto fue que ‘no educaste a tu hijo para fuera gay’. Por supuesto que no lo hiciste. Nació de esta manera y no eligió más de lo que él eligió ser zurdo. Sin embargo, has elegido ser hiriente, de mente estrecha y atrasada.

Un padre que niega a su hijo es lo que va «contra la naturaleza». Sin embargo, tú decidiste ser hiriente, de mente estrecha y retrógrada. Así que, mientras estamos ene le negocio de repudiar a nuestros hijos, creo que aprovecharé este momento para decirte adiós.

Ahora tengo un fabuloso nieto para criar, y no tengo tiempo para una desgraciada sin corazón como hija. Si encuentras tu corazón, llámanos.”

Por suerte, Chad encontró en los brazos de su abuelo una persona que no dudó en defenderlo y recibirlo en su hogar. Esperamos que Christine se haya dado cuenta de su error y comience a comprender que hay existen muchas maneras de amar.

Comment here