Embarazo

El cerebro de mamá cambia durante el embarazo para cuidar mejor al bebé

cerebro

Estudios relacionados al cerebro de la madre cuando se encuentra embarazada existen varios. En la mayoría se llega a la misma conclusión: es normal que la futura mamá pierda la memoria en pequeñas tonterías, pero también desarrolla más la empatía.

 

Un nuevo estudio afirma que no solo ocurre esto a simple vista. Sino que, además el cerebro de la madre cambia de manera que pueda ser capaz de cuidar aún mejor su hijo.

 

Durante el embarazo mamá se prepara para cuidar mejor al bebé

Explicado de manera simple. En pocas palabras las partes del cerebro racionales se ven disminuidas mientras que las relacionadas a la empatía aumentan. Lo que hace que la madre esté más dispuesta a cuidar al pequeño a como dé lugar.

 

En pocas palabras una parte de nuestro cerebro se encarga de controlar nuestras emociones e instintos. En el embarazo esa parte que se encarga de controlar dichas emociones e instintos se ve disminuida y en su lugar salen más a flote las emociones, sentimientos y la empatía hacia el bebé, sintiéndose de esta forma mucho más responsable con su hijo y a su vez más conectada.

 

Se asegura que gracias justamente a esto es más fácil para la mamá anticipar ciertos problemas o reconocer problemas relacionados con el bebé.

 

Los cambios seguirán presentes hasta dos años después

Los investigadores afirman que estos cambios son una mezcla de cambios hormonales, físicos y funcionales. En pocas palabras es una mezcla de cosas para que la madre se adapte mejor a su nueva situación que sería en pocas palabras cuidar al bebé ante cualquier cosa.

 

Luego de dos años desde que tuvieron al bebé, los estudios realizados con las mismas madres demuestran que los cambios siguen presentes.

 

¿Cómo se trasladan estos cambios a la vida diaria? La realidad es bastante complicada ya que no todas las madres actuarán de la misma forma.

Pero en pocas palabras puede ser como ejemplo: el hecho de que alguien quiera acariciar o alzar a tu bebé y por algún motivo tú no quieras, a pesar de que si lo piensa racionalmente no existe ninguna clase de problema.

 

En pocas palabras esas situaciones en donde quieres proteger demasiado a tu pequeño y haces cosas incluso irracionales para lograrlo, son de las situaciones de las que hablamos en todo el artículo. El cerebro de mamá se ve modificado dejando de lado la racionalidad para dejarse llevar más por las emociones y la necesidad de proteger a su pequeño.

 

 

 

También te puede interesar:

https://www.sermamaweb.com/2018/06/18/cerebro-borroso-durante-lactancia/

Comment here