Uncategorized

El masaje infantil

masaje

Recuerda que la piel es el primer lenguaje para nuestro bebé recién nacido.

Aunque quizá sea un tema desconocido para algunos, el masaje en los niños es una tradición muy antigua, realizada en distintas culturas alrededor del mundo, y transmitida a través de los años.

 

Y es que más allá de las investigaciones que han sido realizadas respecto a este tema, lo cierto es que siempre existirá una necesidad de contacto afectivo entre padres e hijos, sobre todo durante los primeros años de vida.

 

Precisamente, el contacto afectivo más práctico y fácil de tener con nuestro bebé, es el llamado masaje infantil,  uno de los más agradables métodos para establecer el primer contacto.

 

Pero ¿por qué es tan especial? Convengamos en que para todos, un masaje es nuestro cable a tierra. Para un niño, es una sensación de calma, cariño y amor infinito de parte de sus papitos, basado en la atención y el respeto.

 

 

Este arte antiguo, que permite una conexión profunda de cada padre con su bebé, restablece su equilibrio a través del tacto, y alienta su confianza, seguridad e independencia. Además, recuerda que la piel es el primer lenguaje para nuestro bebé recién nacido, por lo que conlleva una gran carga afectiva.

 

Quién puede dar el masaje?

El masaje infantil puede darlo cualquiera que sea realmente cercano al bebé, y con quién lo una un lazo afectivo, como es el caso del papá, la mamá, los abuelos, etc. Pese a esto, quien lo haga no debe experimentar, pues lo ideal es que antes asistan a un curso, impartido por personal especializado.

 

Para que el masaje sea efectivo, quien lo ofrezca debe estar en una posición cómoda, y hacer una relajación previa. Recuerda que nuestros pequeños angelitos son muy sensibles en su periodo más inocente, y podríamos transmitirle fácilmente todo el estrés que tengamos acumulado.

 

Además de lo anterior, será necesario un lugar cómodo, ropa confortable, usar aceites, una toalla para poner al bebé y, por qué no, una suave y relajante música de fondo. Verás, que hasta tú te sientes más en calma una vez que hayas terminado.

 

Comment here