Uncategorized

El molesto hipo de mi bebé

hipo

Un 80 por ciento de los bebés recién nacidos tienen hipo.

Para nosotros puede ser muy simpático, pero para ellos pareciera ser realmente molesto. Y decimos “pareciera” porque realmente no lo es. El hipo, aunque en muchos casos provoque la mañita del bebé, en realidad no le causa ningún dolor, ni malestar.

 

Entonces ¿por qué se irrita y mañosea? Simplemente por lo monótono que resulta ese “hip” y porque, la verdad, es que es algo que hasta a los adultos nos enoja cuando viene, aún cuando son inofensivos.

 

El hipo es algo muy común, y por lo menos un 80 por ciento de los bebés recién nacidos llega a experimentarlo. Además, de la misma forma repentina que llega, se va.

 

A diferencia nuestra, el hipo en los bebés se produce debido a la inmadurez de su sistema nervioso, el que provoca esas contracciones repentinas e irregulares. El diafragma puede sufrir alteración por una ingestión excesiva de alimentos, por un sorbo rápido, por tragar aire o, incluso, por algún cambio de temperatura.

 

Como en nuestros niños da seguido por la inmadurez, es algo que va desapareciendo en frecuencia hacia los 6 meses de vida.

 

¿Cómo lo podemos evitar? Lástima, mamá, que no existe ningún remedio mágico que lo evite. Lo único que podemos hacer, es que vigilemos la forma de lactancia. Es decir, que procuremos que nuestro bebé no trague tanto aire al mamar.

 

Para esto, cada vez que veamos que está tomando en forma muy rápida y ansiosa, lo quitaremos del pecho, y luego de esperar unos segundos, lo volvemos a poner. Además, recuerda que cuando has terminado de dar el pecho a tu bebé, debes dejarlo en posición vertical, para facilitar la eliminación de aire.

 

Al principio te mencionábamos el cambio de temperatura como una de las razones del hipo. Por eso mismo, si buscas tratar de evitarlo, cambia a tu bebé siempre en un ambiente sin corrientes de aire, y muy bien abrigado.

 

Por lo general, el hipo dura muy poco. Pero, en caso que no se vaya, y veas que se extiende durante mucho tiempo, terminando en el llanto desconsolado de tu bebé, se recomienda consultar con el pediatra.

 

Comment here