Uncategorized

Empezando a hacer ejercicio en el post parto

ejercicio

Cómo y cuándo empezar a hacer deporte después de nacido el bebé.

 

Sabemos que después de dar a luz, una de las cosas que desanima a las mamás es lo que respecta a su figura. No es que en cuanto tengamos a nuestro bebé podamos volver a usar la ropa de siempre, ni que al nacer, el vientre volverá automáticamente a ser el de antes.

 

Ten paciencia, todo volverá de a poco a la normalidad, pero es un proceso largo, donde hubo muchas modificaciones, y nuestro cuerpo aún se está recuperando del esfuerzo y los cambios hormonales.

 

Durante la llamada “cuarentena”, que dura de seis a ocho semanas tras el parto, no es conveniente hacer deporte intenso, y todos los ejercicios adaptados a la etapa post parto deben realizarse de manera progresiva, controlada, acomodándose a tus necesidades y posibilidades.

 

Pasada la cuarentena, conviene hacer ejercicio suave. Caminar es el mejor entrenamiento cardiovascular que puede hacerse para comenzar. De todas formas, si ya cuentas con la autorización de tu ginecólogo, piensa en el sector del cuerpo al que le quieres dar prioridad. Abdomen, laterales, columna, o el tan debilitado suelo pélvico.

 

Los primeros ejercicios que debieras hacer, son precisamente para este último lugar, de manera que te permita fortalecer y tonificar la musculatura, y evitar consecuencias a futuro. Los músculos vaginales pueden empezar a tonificarse diez días después del parto, sobre todo, si ha habido episiotomía.

 

Si a lo que quieres dar prioridad es a los músculos de tu abdomen, recuerda que no debes realizar ejercicios abdominales hasta que el periné no se haya recuperado. Cuando eso ya sea así, de todos modos no te apures tanto, y comienza con series de 10 repeticiones. Recuperar un abdomen firme y plano requiere esfuerzo y paciencia.

 

Sea cual sea por el ejercicio que quieras comenzar cuando tu médico haya dado la autorización, no olvides que es todo un proceso, y tu cuerpo tardará en volver a la normalidad casi lo mismo que se demoró tu pequeñito en crecer en tu vientre.

 

Por supuesto, todos estos consejos han de ir acompañados de una buena alimentación y la hidratación adecuada para estar saludables y completar una buena recuperación. Y, no bajes los brazos: con ganas, constancia y un poquito de esfuerzo, es posible.

 

Comment here