Uncategorized

Encuentra bebé en la calle dentro de una bolsa y decide adoptarla: “Ser madre sucedió de la manera más inesperada”

bolsa

Para algunas mujeres convertirse en madres más que un sueño es un propósito de vida. En ocasiones, sus hijos llegan con completa naturalidad a este mundo. No obstante, cuando las cosas parecen complicarse, estamos más empeñados en conseguirlo a toda costa. Es por ello que vemos a miles de hombre y mujeres sometiéndose a tratamientos de fertilidad para conseguirlo u otras que no tienen más remedio que optar por la adopción.

Tal es el caso de Kely Zerial, una empresaria brasileña que quería convertirse en madre costara lo que costara. La mujer de 37 años, se realizó cientos de estudios y tratamientos de fertilización para poder tener por fin un hijo, pero sin resultados. Una mañana como cualquier otra, se volvió madre de la manera menos inesperada.
“Sucedió de la forma que jamás imaginé que pasaría.”

Una pequeña bebé había sido colocada en una bolsa justo al frente de la casa de su vecina. Sin pensarlo mucho, decidió hacerse cargo de la niña. Desde el primer momento que la vio comprendió que ese era su destino.

“Todo ocurrió muy rápido, escuché los gritos de mi vecina, los ladridos de los perros y salí a ver qué pasaba. Para la sorpresa de todos en una bolsa colocada en medio de la acera, frente a la casa de mi vecina se encontraba una recién nacida”

Cuando se acercó a la bolsa tomó a la bebé en sus brazos y al ver que estaba cubierta de sangre decidió llevarla al hospital más cercano para que los médicos la revisaran. “Estaba en shock y la manera en la que reaccioné siento que fue como cualquier madre lo haría al ver a su pequeño en peligro.”

Afortunadamente, la niña estaba en perfecto estado de salud y la sangre de su cuerpo se debía a que era recién nacida y su madre la acababa de dar a luz. Respecto a la madre biológica de la bebé no se sabe nada, y Kely ha decidido no emitir juicios de valor al respecto. Lo único que le importa es que la pequeña esté a salvo.

“Yo no soy quién para juzgar a la madre biológica de esta bebé, no conozco los motivos que la pudieron impulsar a tomar tan difícil decisión. Pudo haber sido violada, abusada o tal vez sea una adolescente sin rumbo alguno para dejar a su propia hija abandona en la calle y en una bolsa. Pero sea cual sea el motivo que la impulsaron a hacerlo para mí es una bendición del cielo.”

Debido a que con sus 37 años aún no conseguía ser madre, Kely se puso manos a la obra y les pidió a sus abogados que hicieran todo lo posible para que pudiera adoptar a la pequeña. “Han sido días muy duros para poder obtener la custodia de la bebé, al salir del hospital no he dejado de estar con ella ni un solo segundo para así lograr que legalmente sea mía y poder llamarla como mi hija”.

Para esta mujer, poder convertirse en madre de la bebé es un sueño que anhela con todas sus fuerzas. Esperamos que pueda ganar la batalla en los juzgados y conseguir la patria potestad de la pequeña. Por su parte, la madre biológica nunca volvió a aparecer.

Comment here