ConsejosNiños

Enseña a tu hijo cómo ser una persona bondadosa

persona bondadosa

Transmitir y reforzar valores a nuestros hijos para que sean personas buenas y felices es una misión que tenemos todas las mamás. Día a día nos preocupamos, esforzamos e intentamos ser un modelo a seguir para ellos a través de conductas ejemplares.

Cultivar la bondad puede ser un lindo camino para que tu hijo sea una persona feliz y a la vez contribuya a que otros sean felices.

Lo que la investigación científica ha aportado recientemente es que practicar la amabilidad no solo es bueno para el que la recibe, sino también para el que la práctica, por lo que invitar a tu hijo a practicar la amabilidad y generosidad puede beneficiarlo para que experimente más emociones positivas en su vida y de esta forma impactar en sus niveles de felicidad.

De forma adicional, practicar la bondad tiene otros beneficios, puede mejorar la percepción y confianza de tu hijo, ya que al ayudar a otros se puede percibir como una persona buena, altruista y sensible al dolor y sufrimiento de otras personas, además lo distrae de sus propios problemas, ya que traslada el centro de atención a otras personas, junto con ello, permite que se conecte con la gratitud, ya que al ver que otras personas que lo pueden estar pasando mal o necesitando algo, los hace entender que ellos son afortunados por sus circunstancias de vida.

Ante estas ventajas, puedes enseñar a tu hijo a que sea una persona bondadosa a través de acciones diarias. A través de este artículo podrás conocer algunas ideas y claro podrás pensar en otras que te hagan más sentido, ¿Quieres conocerlas?

  • Invita a tu hijo a ordenar su habitación y a seleccionar aquellos juguetes que ya no utiliza para donarlo a otros niños que no tengan la posibilidad de acceder a esos juguetes (por ejemplo: a algún hogar de menores).
  • Invítalo a participar de alguna actividad de voluntariado (hay múltiples opciones).
  • En navidad, explícale a tu hijo que hay niños que actualmente no tienen una familia, apadrinen a algún niño para que reciba un regalo o reúnan juguetes entre la familia y amigos y luego llévenlos a algún lugar.
  • Anímalo a que ayude a alguna persona que presenta alguna dificultad cuando vayan de paseo o en la calle (por ejemplo: algún adulto mayor, persona con discapacidad, etc.).
  • Cocinen alguna receta juntos para que luego pueda compartirla con sus amigos o compañeros de colegio.
  • Motívalo para que ayude a alguien en la casa a alguna tarea doméstica (ayudar al papá a lavar el auto, ayudar a sus abuelos a regar, ayudar en alguna tarea a sus hermanos, etc.).

Con estas simples acciones, comenzarás fomentar la bondad en tu hijo, permitiendo que ayude a otras personas y a la vez contribuyendo a su propia felicidad.

Carolina Pichuante A.
Psicóloga

Comment here