Uncategorized

Etapa expulsiva del trabajo de parto

expulsiva

El período expulsivo del parto ha sido llamado también “período de pujar” y termina con el nacimiento del bebé.

 

Cuando vamos a dar a luz, queremos que todo pase rápido para que al fin llegue el momento más esperado no sólo del parto, sino que del embarazo completo: el nacimiento de nuestro bebé.

 

En el período expulsivo distinguimos dos fases: la fase temprana no expulsiva, en la que la dilatación es completa, pero no existe deseo de pujar; y la fase avanzada expulsiva, donde se produce deseo de pujo. Pero, la duración del expulsivo, igual que la de dilatación, depende de cada mujer. Puede durar desde unos minutos, hasta más de una hora.

 

Que no te atormente la idea de no saber qué hacer, verás que siempre habrá quien te esté guiando. Tu labor en esta etapa del parto, será empujar lo más fuerte que puedas con cada contracción.

 

De todas formas, aunque no sientas fuertes deseos de empujar producto del efecto de la epidural, el hecho de notar la sensación de presión de la cabeza de tu bebé en el canal de parto, es un buen indicativo de cuándo es el momento idóneo para empujar. Si no lo notas, tranquila, el personal médico que te acompañe, te indicará cuándo ha llegado el momento.

 

Durante los pujos es importante que no acumules tensión en la cara o en el cuello, sino que debes hacer fuerza con el abdomen y en dirección a los genitales.

 

Cuando por fin salga la cabeza de tu bebé, la matrona o ginecólogo que atiende tu parto, le despejará las vías respiratorias y comprobará que el cordón umbilical está libre. Es entonces cuando ya estarás casi lista, sólo deberás empujar un poco más para sacar los hombros y el resto del cuerpo.

 

Después de la fase de dilatación, la más larga de todas, llega ese momento, el de la expulsión, y con él, el tan maravilloso nacimiento de  nuestra razón de vivir.

 

Comment here