Uncategorized

Frases que nunca debes decirle a una mujer que va a ser mamá. Las palabras pueden dañar

La maternidad es una experiencia única y una etapa de disfrute para muchas mujeres. Si bien es cierto que a lo largo de la historia siempre se la ha romantizado, asegurando que “es lo más lindo que puede vivir una mujer”, “una mujer no es mujer hasta que no es madre”, o “no lo entenderás porque no eres madre”, la realidad nos demuestra que también es difícil.

Con la llegada de un hijo a nuestra vida, a diario debemos enfrentarnos a nuevos retos, además de ser agotador. Es un trabajo que debe asumirse con mucha responsabilidad, pues un ser pequeñito e indefenso depende de su mamá.

Por suerte, en la actualidad, cada vez hay más mujeres que se animan a hablar sobre la maternidad con total sinceridad, tratando de crear conciencia sobre esta nueva etapa. Ya sea para empoderar a las futuras madres o bien, para intentar hacer que ver a otras personas, que hay cosas que, aunque se ven sencillas, pueden causar daño.

Ejemplo de ello son las frases que toda madre debe escuchar cuando aún no ha sido madre, está embarazada o tiene su primer bebé. Desde los clásicos “¿Para cuándo un niño?”, “Deberías darle un hermanito” o “El bebé siempre debe tomar leche materna por más que te duela”, son algunas palabras que quizás deberíamos evitar, pues no son constructivas y no aportan nada.

Es por ello que a continuación, hemos realizado una lista con las clásicas frases que no deberías decirle a una mujer que está embarazada o que acaba de ser madre.

  1. “¿Aún tienes esa barriga?” haciendo referencia al vientre post embarazo. Este siempre ha sido un tema de polémica y una frase muy negativa, pues genera inseguridad en la mujer luego de un embarazo. Además, para algunos esto es un significado de imperfección, como si no fuese algo natural o que a cualquier mujer le puede pasar. Respecto a esto, Katy Perry provocó un gran debate en las redes sociales y fue duramente criticada por algunos, por mostrar una foto de cómo lucía su cuerpo tras
    dar a luz a su pequeña Daysi.
  2. “Descansa ahora, luego no podrás dormir”. El hecho de pasar noches en velas o no poder dormir las horas necesarias es un motivo de temor para las mujeres que se convierten en madres, sobre todo, cuando son primerizas. Esa clásica amenaza de “jamás volverán a dormir”, es completamente innecesario, además que no es del todo cierto, pues hay muchos niños que no tienen problemas para dormir, incluso desde sus primeros meses de vida.
  3. “Debes darle el pecho, no importa que te duela”. Algo que no muchos saben es que cuando comienzas a darle el pecho a un bebé, es normal que los pezones se agrieten y se lastimen. No obstante, aún en la actualidad, hay muchas que dejan de amamantar por diferentes razones, como la calidad de la leche materna, una enfermedad, dolor, etc. Cuando esto sucede, es normal que escuchemos a alguien tildar de “mala madre” por no darle leche materna a su hijo directamente del pecho. Lo cierto es que cada
    mujer vive una experiencia única y especial con cada uno de sus hijos.
  4. “Ahora que estás embarazada, debes comer por dos”. Para algunas personas, mientras más grande sea la barriga, más sano nacerá el bebé y o hay idea más errónea que esto. Los médicos profesionales siempre recomiendan que la futura mamá suba entre 8 y 12 kilos durante el embarazo. Además, no depende de la cantidad, sino más bien de la calidad de alimentos que se ingieran durante este periodo lo que hará que el bebé sea sano o no.
  5. “Es genial estar todo el día en la casa sin hacer nada y sin trabajar”. A menudo se suele juzgar a las madres que deciden ser amas de casa, ya sea por opción o no, asegurando que “no hacen nada”. Contrario a cualquier otro empleo, ser madre es un trabajo que no conoce de horarios, feriados, fines de semana ni vacaciones. Sobre todo, los primeros años de vida, cuando los pequeños son sumamente independientes.
  6. “Ya tienes un hijo, ¿para cuándo el hermanito?” Para muchas personas, tener hijos con poca edad de diferencia entre ellos es lo mejor para todos. Por un lado, debes lidiar con las mismas etapas una sola vez. Por otro, el mayor tendrá un hermanito con quien poder jugar, su primer amigo, su confidente y su compañero de aventuras. No obstante, hay padres que prefieren disfrutar de la paternidad en plenitud con un solo niño a la vez. Eso sin contar con que el aspecto económico es un factor determinante a la hora de pensar en tener un niño más. Independientemente de ello, solo debemos limitarnos a respetar sus decisiones, pues, al final del día, ellos serán los encargados de brindarles todo lo necesario a sus retoños.
  7. “Te ves fatal”. Si lo sabemos, ser madre es sumamente agotador y conlleva un gran desgaste físico y emocional, es un trabajo del que no podemos tomarnos vacaciones. Además, los primeros años de vida de tu hijo, generan una gran demanda de tu tiempo, por lo que puede haber noches en las que no podrás dormir como necesitas. Decirle a una madre que “se ve fatal” o cansada, no es la mejor idea. Ella ya lo sabe, incluso mejor que tú.
  8. “Debes controlar tus emociones, el bebé siente todo lo que te pasa”. Si bien es cierto que cuando estás embarazada tu bebé sienten las mismas emociones que sus madres, muchas personas prefieren criticar o advertir a una mujer que no sienta sus propias emociones. Lo mejor en este caso, en lugar de juzgarla es brindarle apoyo o ayuda en lo que necesite, para que pueda llevar su embarazo lo mejor posible.

Recuerda que las palabras hacen daño, más cuando se entrometen en la vida privada de una
persona con criticas poco constructivas. Lo mejor es brindar apoyo y guardar los malos
comentarios.

Comment here