Uncategorized

La maravillosa función de la sangre durante el embarazo

sangre

Mientras esperas a tu bebé, experimentarás cambios hormonales, en la respiración, y lo que quizá no imaginabas: en tu sangre.

 

Resulta hermoso saber cómo nos transformamos en la fuente de alimentación y abrigo para nuestro bebé durante el embarazo. Pero, lo que tal vez no habías escuchado, es que tu  sangre tiene una función esencial para la supervivencia de tu pequeñito, al ser la vía por la que le entregarás el alimento.

 

Además, a través de ella, mantendremos seguro y sano a nuestro retoño, ya que es a través de la cual puede eliminar todos los desechos que produce durante el periodo de gestación. La naturaleza es sabia, por lo que tu sangre cambiará durante todo el tiempo que sea necesario cubrir las necesidades de tu bebé.

 

Pero ¿en qué se modifica? Por lo general, el volumen de sangre en nuestro cuerpo es de unos 4 ó 5 litros. Cuando estás embarazada, ese flujo aumenta aproximadamente en un litro y medio.

 

¿Te han salido várices durante el embarazo, o has visto a alguna amiga pasar por eso? Es todo parte de este mismo proceso. Para que seamos capaces de tener una mayor cantidad de sangre, nuestros vasos sanguíneos se dilatan, motivo por el que podrías estar dentro del grupo a quienes aparecerán dichas várices.

 

¿Y si se me hinchan las piernas? También. Durante el embarazo el útero ejerce presión sobre las venas y capilares que tiene a su alrededor. La vena más importante es la vena cava inferior, pues recoge todo el volumen de flujo que llega desde las piernas y lo lleva hasta el corazón.

Esta vena pasa por el lado derecho del útero, de manera que ante los problemas de circulación, si puedes hacerlo, camina y mantén las piernas sobre algo. También es recomendable evitar acostarse de espalda, o sobre el lado derecho. La mejor postura será si te recuestas sobre el lado izquierdo.

 

Tus latidos también cambiarán, aumentando entre 10 y 15 latidos por minuto, o incluso un poco más si es que esperas gemelos. Todo es parte de lo normal, y si tu corazón late más deprisa, es porque necesita bombear ese flujo sanguíneo adicional.

 

Ten en cuenta que todo esto es parte de lo que la naturaleza ha preparado para que puedas mantener con bien a tu bebé, y al acercarse el término de la gestación, todo regresará a la normalidad.

 

Comment here