Salud

James Harrison, el hombre que ha salvado a más de dos millones de bebés

james

En el mundo hay miles de personas que se merecen no premios, más bien monumentos por las acciones que tienen, por cómo ayudan a las personas sin recibir nada a cambio.

Y es el caso de este hombre que se llama James Harrison, quien vive en Australia. Hace 56 años que lleva donando sangre, lo que le ha salvado la vida a más de 2 millones de bebés.

 

Esto es así porque James tiene anticuerpos que evitan que los niños mueran de una enfermedad que es conocida como Rhesus, la cual es una forma bastante severa de anemia.

Lleva donando sangre desde que cumplió 18 años, esto comenzó porque cuando tenía 14 tuvo que someterse a una operación torácica y para ello necesito 13 litros de sangre.

 

Se propuso ayudar tal como lo habían ayudado a él

James comentó que cuando le hicieron esta operación estuvo tres meses internado en el hospital, toda esa sangre que recibió fue la que le salvó la vida y fue por ese motivo que hizo la promesa de que cuando cumpliera 18 años iba a donar sangre y hasta la actualidad, con 74 años no ha pensado en parar.

 

Esto es algo increíble ya que la sangre de este hombre salva vida por lo tanto es muy bueno que decida seguir donando sangre.

Al comienzo su sangre fue considerada muy especial por lo tanto aseguraron la vida de este hombre por 680 mil euros.

Todo el mundo lo conocía como el hombre con el brazo de oro. Lo que es mucho más sorprendente es que con su sangre se ha desarrollado una vacuna que se llama Anti-D.

 

El hombre con el brazo de oro

Son muchas las personas que conocen a James ya que ha salvado la vida de miles de bebés con su sangre, incluso muchas han hecho de todo para conocerlo.

Aunque algunas solo tuvieron la suerte de cruzarlo como Joy, quien es una trabajadora en el banco de sangre. Ella conoce a James hace 23 años, dice que de no ser por esta sangre jamás hubiese podido tener un bebé sano.

 

Lo mismo pasó con su hija, ella también tuvo que inyectarse la vacuna Anti-D, fue cuando se sentía mucho más orgullosa de lo que estaba.

Lamentablemente de todas las vidas que salvó James no pudo salvar la de su mujer, pero lo cierto es que, a pesar de todo, una semana después de quedar viudo volvió a ir al hospital para donar su sangre. Porque sabe lo importante que es y mientras pueda va a seguir salvando vidas.

 

Comment here