Uncategorized

Joven adopta a una loba gigante como mascota. Es uno más de la familia

loba

Desde hace miles de años, los seres humanos comenzaron a domesticar a los animales. Entre ellos, el perro fue uno de los primeros animales salvajes en convertirse en los fieles compañeros de nuestra vida hasta la actualidad. Existe la creencia que de a partir de los lobos del sureste asiático surgieron estos peluditos de cuatro patas.

A partir de entonces, los perros han sido una parte importante de nuestra vida y de nuestra historia. Tanto es así, que no podríamos imaginar una vida sin ellos a nuestro lado. Alrededor del mundo, existen millones de personas que los aman y que los integran como a un miembro más de su familia.

No obstante, también hay otros que prefieren otro tipo de animales para adoptarlos como mascotas. De esta manera, prefieren tener gatos, aves, reptiles, insectos y demás mamíferos a quienes domestican y cuidan.

Independiente del animal que hayas elegido para que sea tu compañía esta bien. Solo debemos procurar contar con todo lo necesario para ofrecerle una buena vida, sobre todo si se trata de una especie silvestre.

Finalmente, hay quienes van mucho más allá y deciden tener grandes depredadores viviendo a su lado, tales como leones, lobos o tigres. Tal es el caso de Andrey Musienko, un joven del norte de Rusia que a decidido adoptar a una enorme loba como su mascota.

El joven ha adoptado a Akela desde que era una pequeña cachorra y en muy poco tiempo se volvieron inseparables. Según él actúa como cualquier otro perro domesticado, aunque con una ligera diferencia en el tamaño.

Andrey y Akela pasan sus días haciende compañía el uno al otro, jugando y demostrando el cariño que se tienen el uno al otro. Ellos viven en Siberia, una región conocida por sus bajas temperaturas durante gran parte del año, así como también por su escasa flora y fauna capaz de soportar el frío extremo.

Las especias más comunes de la zona son las aves grandes y los mamíferos peludos. Entre ellos el tigre siberiano, el zorro de las nieves y el lobo. Estos animales viven en la naturaleza y son conocidos por ser salvajes y buenos cazadores. Por lo tanto, no serían la mascota ideal para una familia.

A pesar de lo que muchos puedan llegar a pensar, Andrey llevó a Akela a su hogar cuando solo era una pequeña cachorra y de inmediato sabía que serían buenos amigos. Como era de esperarse, la pequeña creció y se convirtió en una majestuosa loba de más de medio metro de altura.

Según los expertos no es una buena idea tener animales salvajes en casa, sobre todo si tan grandes como esta loba. Pues nunca se sabe cuándo podrían salir a la luz sus instintos y olvidarse de su “domesticación”. Sin embargo, Andrey confía plenamente en su mejor amiga Akela y asegura que siempre se ha comportado como cualquier otro perro.

El joven sabe perfectamente que su mascota es un animal salvaje, por lo que trata de cubrir todas sus necesidades. En una oportunidad juntó fondos para adaptar su patio trasero a un ambiente similar al hábitat natural de Akela.

La historia de este joven y su mascota es popular en las redes ya que, Andrey cuenta con un canal de YouTube e Instagram, en el que comparte contenido sobre su vida junto a la loba. En cada una de sus cuentas, tiene más de 100 mil seguidores.

Comment here