Uncategorized

Joven de 21 años presta su vientre para ayudar a otra parejas a tener hijos, se llevó una gran sorpresa

Para muchas personas, poder ser padres es un sueño que esperan cumplir con ansias en algún momento de sus vidas. Algunas parejas, intentan por mucho tiempo sin éxito, por lo que deben recurrir a otros métodos, como la adopción, la fertilización asistida o la subrogación.

Tal es el caso de Joanna y Steve, una pareja que quería más que nada en el mundo ser padres, pero tras intentarlo por varios años no lo conseguían. Por suerte, un día conocieron a Shaniece Studrdy, una joven madre de 21 años que estaba dispuesta a ayudarlos.

La joven había visto un documental en televisión sobre la subrogación y de inmediato sintió que tenía que ayudar a las parejas a tener hijos. Un año más tarde, tras dar a luz a su propio hijo, pensó seriamente en alquilar su vientre para llevar en su útero los bebés de otras personas que querían ser padres. Es que a ella no le interesaba salir de copas y beber como la mayoría de jóvenes a su edad.

“Quería ayudar a otra pareja a cumplir su sueño de tener hijos y concentrarme en criar a mi hijo Rylee. Aunque tenía solo 21 años y era una gran responsabilidad llevar a los hijos de otras personas en mi útero, esa fue la mejor experiencia de mi vida”, contó Shaniece en una entrevista con el Daily Mail.

No obstante, sabía que, por su edad, podía no ser aceptado como madre sustituta, ya que el proceso de selección tiene muchos requisitos. Es por ello que decidió mantenerlo en secreto y realizar todo el proceso por su cuenta. Así fue como conoció a Joanna y a Steve y supo que quería ayudarlos a alcanzar su sueño.

Cuando llegó el momento, Shaniece voló a una clínica con sede en Los Ángeles para implantar el embrión de Joanna y Steve en su vientre. Desde el principio todo salió perfecto y quedó embarazada en el primer intento. La pregunta ahora era si se trataba de un niño o de una niña.

Con el paso de las semanas notó que su barriga era mucho más grande de lo esperado y cuando se realizó una ecografía de rutina, el médico les reveló que se trataba de mellizos. La noticia hizo muy feliz a la pareja que estaba ansiosa por la llegada de los pequeños.

Por si todo esto fuera poco, a las 10 semanas de embarazo, en una ecografía de rutina descubrieron algo sorprendente: Shaniece tenía trillizos en su barriga. Afortunadamente, todo transcurrió con normalidad y finalmente Joanna y Stevie le dieron la bienvenida a Willow, Daisy y Harrison.

Comment here