Salud

La artritis también puede ser un problema para niños y bebés

artritis

La artritis desde siempre ha sido una enfermedad que se relaciona con las personas adultas. Sin embargo, debemos aprender que los niños e incluso los bebés pueden sufrir de esta enfermedad.

 

La artritis no es una enfermedad que se deba tomar a la ligera ya que genera rigidez, hinchazón, dolor constante e incluso disminución de la movilidad.

 

Esta condición también afecta a los niños y generalmente es un síntoma de otras enfermedades que pueden ser relacionadas a la columna vertebral, el tracto gastrointestinal, la piel, etc.

 

Artritis: una enfermedad complicada

Muchas personas, tanto padres como profesionales, se confunden y piensan que se trata del dolor clásico del crecimiento y no de artritis. Esto ocurre porque es normal que la enfermedad afecte a los adultos por sobre todas las cosas, especialmente a los abuelos. Por eso nadie se imagina por lo menos en primera instancia que un niño e incluso un bebé la pueda padecer.

 

El dolor del crecimiento aparece principalmente en las piernas de los niños entre los cuatro a ocho años.

Sin embargo, si vamos a hablar de la artritis. Esta se manifiesta de una forma mucho más agresiva ya que puede generar inflamación, limitación de la movilidad en extremidades, aumento de la temperatura, enrojecimiento, rigidez, etc.

 

Tipos de artritis juvenil

Oligoartritis. Principalmente se verán afectadas las rodillas y las muñecas. El dolor, rigidez e hinchazón son constantes sobre todo a la mañana.

 

Artritis poliarticular. Esta puede tener un factor de reumatoide el cual puede ser positivo o negativo. En el caso del primero es bastante similar a la que padecen los adultos. En el caso del segundo daña las articulaciones de las manos, incluso las rodillas, caderas, tobillos, pies y cuello.

 

Artritis psoriásica. Aparecerán manchas en todo el cuerpo, nada más.

 

Artritis asociada a entesitis. La misma logra dañar las extremidades inferiores y también la columna vertebral. Inflamación en los puntos de unión entre los tendones y huesos, esta puede generar una cantidad de dolor considerable.

 

Artritis idiopática juvenil sistémica. Es compleja porque afecta al cuerpo completo. Los síntomas son bastante claros: fiebre alta, dolor articular y complicaciones a la hora de caminar.

 

Artritis indiferenciada. Complicada porque cada persona es un mundo: puede ser muy diferente a todas las anteriores o tener cosas de cada una de estas.

 

En caso de que sospeches que tu hijo tiene artritis es recomendable llevarlo a un especialista de forma inmediata para ser diagnosticado y comenzar un tratamiento para mejorar su calidad de vida.

Comment here