Maternidad

La carta de una madre a su hijo que conmocionó a miles de usuarios

carta de una madre

Sin lugar a dudas nuestros padres son esa figura de protección y resguardo que tenemos desde que llegamos al mundo. Son ellos los que siempre están a nuestro lado cuidándonos y brindándonos todo lo que necesitamos. Son sus brazos los que nos reciben cuando nos sentimos tristes o desolados. Y son ellos los que nos aceptan tal cual somos, nos nuestros defectos y virtudes.

Por todo esto y por mucho más, es que como hijos debemos guardarle un profundo respeto. Pero lo más importante es poder brindarles ese amor incondicional que ellos nos dan todos los días de nuestras vidas. Desde que llegamos al mundo, hacen su mayor esfuerzo por vernos felices y por vernos alcanzar nuestras metas y sueños.

Tanto es el amor que nos tienen que es normal que en más de una ocasión dejen atrás sus propios sueños con tal de vernos triunfar a nosotros. Lamentablemente, nadie en esta vida es eterno, así que lo mejor que podemos hacer es demostrarles cuanto los amamos mientras podamos.

Hace un tiempo, una mamá escribió esta carta a su hijo y rápidamente se volvió viral. Sus palabras llegaron a emocionar a miles de usuarios en las redes. El nombre de la autora se desconoce, per esperamos que la disfrutes y por sobre todo que valores cada una de las palabras que ha escrito.

“Amado hijo:
Te escribo esta carta con la sinceridad que viene desde los más profundo de mi corazón y sobre todo amor por ti. Con esta carta solo quiero reafirmar mi profundo amor y admiración por ti, por ser esa niño tan bueno, bondadoso y honesto que te has convertido. Le pido a Dios y al universo que llene tu vida de momentos maravillosos y sobre todo que en tu corazón reine el amor y la felicidad.

En esta carta también quiero pedirte algo y es que cuando mis piernas ya no puedan ir detrás de ti y mis brazos no puedan ir a recibirte y levantarte como hasta ahora, tengas la paciencia necesaria para ralentizar tu paso y llevarme de tu mano. Quiero que entiendas que la vida es un ciclo en el cual naces, creces, llegas a la adultez y luego inevitablemente a la vejez, convirtiéndote nuevamente en niño, pero en el cuerpo de un anciano.

Quizás te repetiré las mismas historias y anécdotas una y otra vez o tal vez pida repitas nuevamente lo que me estas contando porque no te escucho o simplemente haya perdido el hilo de la conversación. Cuando ese momento llegue por favor llénate de paciencia y tolerancia, no pienses que hago esto para arruinar tus días o amargar tu vida. Lo único que quiero es poder seguir siendo una parte importante de tus días y conocer cuáles son tus preocupaciones y miedos.

Posiblemente lleguen momentos en que quiera comer algo que sea dañino para mi salud, intenta explicarme con mucha tolerancia el por qué no debo hacerlo, así como cuando yo lo hice contigo en aquellos momentos en que querías comer dulces todos los días y no podías hacerlo porque podían dañar tus dientes.

No dejes de vivir experiencias nuevas conmigo, ten paciencia, tal vez no pueda llevarte el ritmo, pero por lo menos pasaremos momentos maravillosos llenos de risas y anécdotas nuevas para contar. Así como cuando tú eras apenas un bebé y fui yo que con mucho amor y paciencia te enseñé a caminar, correr, hablar, abrazar y todo lo que hoy en día eres.

Es por eso que también quiero agradecerte porque me enseñaste lo maravilloso que puede ser Dios conmigo por premiarme con tu presencia cada día de mi vida. Por último, disfrutemos cada momento juntos que vida nos regale, compartamos risas, abrazos y anécdotas. Atesorémoslo como el ultimo cada día que la vida nos regala.”

Comment here