Uncategorized

La forma en que tu pequeño debe lavar sus dientes

dientes

Como los dientes están presentes antes de que comiencen a asomarse, se recomienda que frotes las encías de tu bebé con una gasa limpia y húmeda, dos veces al día.

 

La sonrisa de nuestro hijo es, sin duda, uno de los regalos más maravillosos que tenemos como madres. Es por esta razón que el cuidado de sus dientes, es una de las tareas que debemos asumir con gran responsabilidad.

 

De seguro has visto que tu pequeño tesoro se queja porque le molestan las encías incluso antes de que sus dientes aparezcan. La verdad es que esto ocurre porque comienzan a formarse mucho antes de que los veamos.

 

Entonces, como los dientes están presentes antes de que comiencen a asomarse, se recomienda que frotes las encías de tu bebé con un paño húmedo después de comer. Esto ayudará a retirar los restos de leche o papilla y, sobre todo, el azúcar que queda en las encías de tu bebé a partir de los 4 ó 5 meses, tiempo en que empiezas a darle fruta.

 

Te estarás preguntando cuándo es el momento de que haga su estreno nuestro amigo cepillo de dientes. Este puedes comenzar a utilizarlo cuando tu pequeño ya tenga varios dientecitos de leche. Eso sí, elige uno de cabeza pequeña y cerdas muy suaves. Una vez por la mañana y otra por la noche. Aún no utilices pasta de dientes, sólo agua.  Esta rutina a la larga se convertirá en un hábito saludable para tu hijo y lo verá como algo natural cuando crezca.

 

¿Cuándo debo enseñar a mi bebé a cepillarse los dientes?

  • 1 año: Lo mejor es que lleves a tu pequeño por primera vez al dentista cuando cumpla su primer año de vida, para descartar algún problema dental hereditario, además de educar y prevenir respecto a malos hábitos bucales.
  • 2 años: Respecto a cepillarse, a partir de los dos añitos puedes comenzar a introducir una cantidad mínima de pasta de dientes, algo así como un granito de arroz. Aún es pequeño, pero poco a poco irá formando el hábito y tomando práctica.
  • 3 años: Con tres años el niño ganará autonomía y será capaz de cepillarse por sí mismo. No te preocupes si al principio no lo hace bien. Puedes estar con él para indicarle cómo hacerlo.

 

Cuida la hermosa sonrisa de tus pequeños. Enseñarles los métodos de higiene bucal apropiados, es una inversión en salud que le proporcionará beneficios para toda la vida.

 

Comment here