Uncategorized

La primera vez con tu bebé en brazos

recién nacido

¿Cómo se debe tomar a un recién nacido?

Describir lo que se siente tener por primera vez a nuestro bebé entre los brazos, es prácticamente imposible. Pero, somos madres, y nuestro instinto nos permite simplemente disfrutarlos.

 

Sin embargo, son muchas las personas que, por su delicadeza y fragilidad, no se atreven a tomarlo. Y, es comprensible, al tomar un bebé recién nacido hay que tener firmeza pero, a la vez, suavidad, debido a que aún no tiene fuerza para sostenerse.

 

Pero, queridos amigos, tíos, abuelos, realmente tomar un bebé no tiene ninguna ciencia, simplemente debes darle la seguridad que cualquier niño necesita sentir a tan poquito tiempo de haber salido del calor de su madre.

 

Por esto mismo, es que antes de tomarlo, es bueno que lo mires a los ojos. A través de este simple gesto el bebé ya sentirá la confianza y sabrá que quien lo está tomando, le otorgará seguridad.

 

Sólo debes recordar que su cuellito no tiene la fuerza necesaria como para sostener su cabeza, por lo tanto, al tomarlo debes afirmar siempre su nuca.

 

 

Una opción es que lo recuestes en tu brazo, siendo una de las mejores alternativas para que descanse. Esta posición, además, te permite mirarlo a los ojos mientras le haces cariño o le das besitos.

 

Y en el caso de los papás, pueden tomarlo de la misma manera, pero boca abajo. A algunos bebés les gusta estar así, y se tranquilizan, a la vez que puedes calmar sus dolores cuando los cólicos atacan.

Cómo abrazar a un recién nacido?

Desde el primer momento tu pequeñito precisará que lo abracen, para sentir calor, protección y esa sensación de seguridad, tan necesaria luego de haber dejado el vientre de su mamita. Por eso es que necesita sentirse igual que cuando estaba ahí.

 

Abrázalo, otórgale esa seguridad que necesita para que esté en calma. Además, recuerda que el vínculo afectivo durante los primeros meses, es tan importante como el alimento.

 

Para abrazar al recién nacido, hay que sujetarle con ambas manos y apoyar su cuerpo contra tu pecho. De esta forma, él podrá escuchar el latido del corazón.

 

El olfato es uno de sus sentidos más desarrollados, razón por la que ese abrazo acercará el bebé a la piel de la persona que le sujeta. Te darás cuenta que pronto reconocerá el olor de las personas más cercanas a él y ganará en confianza.

 

Sin embargo, recuerda que cada vez son más independientes, y una vez que empiezan a caminar, ya sólo quieren estar en el suelo. Por eso mismo, simplemente disfruta este momento.

 

Comment here