Uncategorized

La succión del bebé al amamantar

succión

Cómo identificar un buen agarre del bebé en nuestro pecho.

 

Más allá del simple hecho de alimentar, la lactancia es ese acercamiento supremo con nuestro bebé, ese momento de intimidad que nadie más que nosotras podrá conseguir, y una etapa simplemente maravillosa.

 

Pero, no siempre es todo color de rosa, porque en lo que respecta a la lactancia hay un montón de factores que están en juego y, entre ellos, uno de los más importantes: la correcta succión de nuestro bebé.

 

Hablamos de una succión correcta, cuando ésta permite al bebé alimentarse sin producir molestias o dolor a la madre. Una succión incorrecta, en cambio, es cuando como consecuencia de la misma tenemos grietas en los pezones, dolor, etc.

 

 

La succión del bebé es un proceso aprendido dentro de nuestro útero, es decir, cuando los bebés nacen ya saben mamar. Por lo tanto, nuestro hijo, es capaz de iniciar la lactancia por sí mismo, si se lo permitimos. Se ha visto que, en cuestión del agarre del bebé, es mejor si dejamos que éste surja de forma espontánea, sin usar técnicas.

 

Cómo es un buen agarre

  • El mentón y la nariz del bebé están cerca del pecho de la mamita.
  • La boca y los labios del bebé están bien abiertos, sobre todo el inferior.
  • Se observa más areola por encima de la boca del bebé que por debajo.

 

Posición del bebé

  • La cabeza y el cuerpo del bebé están en línea recta.
  • La cara del bebé mira hacia el pecho.
  • La madre mantiene el cuerpo del bebé cerca de ella.

 

Los signos de una buena succión

En un principio, la succión es rápida y superficial, lo que estimula el reflejo de eyección de la leche materna. Después de alrededor de un minuto cambia a succiones lentas y profundas, con pausas intermedias.

La lengua del bebé está debajo de la areola.

Se observa un movimiento en el punto de articulación de la mandíbula.

Las mejillas no se hunden, sino que se ven redondas y llenitas.

 

Comment here