Uncategorized

Labrador fue despedida de la CIA porque prefería jugar con niños en lugar de hacer su trabajo

CIA

Nunca es tarde para ir detrás de nuestros sueños y esta hermosa labradora nos lo demuestra. Se trata de Lulu, una perra que fue parte de la unidad canica de detección de explosivos de la CIA. Al parecer, no estaba conforme con su trabajo y tenía otros planes en mente.

Lulu, al igual que los demás caninos, fue elegida cuidadosamente y entrenada para mantener la seguridad de varios lugares. A través de su olfato, sabía detectar la presencia de explosivos. No obstante, ella prefería mil veces jugar con los niños que hacer su trabajo.

“Debido a que los perros pueden detectar alrededor de 19.000 olores, se enfrentan a un curso de entrenamiento de seis semanas, siete días a la semana, en el que aprenden a identificarlos Luego, los perros se someten a un entrenamiento individual durante 10 semanas con sus adiestradores. La semana laboral canina de 60 horas, parte de una carrera que generalmente dura siete u ocho años, puede incluir turnos con diversas corporaciones”

La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos compartió esta historia a través de un hilo en Twitter. Allí comentaron que “trabajar para el gobierno no es para todos y darían de baja al animal porque no le interesaba olfatear bombas.”

Al igual que muchos de nosotros, Lulu no se sentía cómoda con su trabajo. Afortunadamente, ahora podrá ir detrás de sus sueños: jugar con los niños. Como puedes ver, si ella puede, nosotros también podemos hacerlo. No debes sentirte culpable de dejar una carrera o un trabajo que sientes que no es para ti.

La CIA compartió una serie de declaraciones en la que contaron la historia de Lulu y su desempeño con la empresa. Al parecer se negaba a cooperar y a hacer su trabajo.

“A veces, incluso después de las pruebas, nuestros cachorros dejan en claro que ser un K9 de detección no es para ellos. Nos entristece anunciar que, a las pocas semanas de entrenar, Lulu comenzó a mostrar signos de que no estaba interesada en detectar olores explosivos.

Todos los perros, como los humanos, tienen días buenos y malos cuando aprenden algo nuevo. Lo mismo para nuestros cachorros, aunque por lo general dura solo uno o dos días.

A veces, un cachorro se aburre y necesita más tiempo de juego, a veces necesita un pequeño descanso o es una afección médica menor, como una alergia alimentaria. Cuando un cachorro es retirado o se retira de nuestro programa K9, el cuidador y su familia tienen la oportunidad de adoptarlos y muchos lo hacen”

Estos caninos que trabajan en unidades especiales junto a los policías son muy unidos con sus entrenadores. Si estrecha relación alimentada con la confianza total, se desarrolla desde su entrenamiento y a lo largo de su vida.
Fue por este motivo que Lulu fue dada de baja de su unidad para ser adoptada por su entrenador. De esta manera, esta hermosa labradora no se sentirá triste estando en un lugar con gente que no conoce. Esta no es la primera vez que sucede, sino que, en muchos lugares del mundo, las corporaciones policiales y militares permiten que los entrenadores y sus familias adopten a los canes tras su retiro.

Con ello, pueden ir dejando su rutina de manera paulatina. Además, no hay mejor persona encargada de su cuidado que el mismo compañero con el que han trabajado tantos años juntos.

Comment here