Niños

Las dificultades de lidiar con los primeros dos años del niño

dos

Tener un hijo no es algo sencillo y cada etapa que el pequeño va pasando tiene ciertas cosas que pueden llegar a volverse una pesadilla para los padres.

 

Pero con los siguientes consejos todo puede ser mucho más llevadero e incluso poder enfocarte solo en las cosas maravillosas que tiene, por ejemplo: los niños de hasta dos años, que son difíciles de tratar, pero a su vez son realmente tiernos y amorosos, es una etapa complicada, pero una de las mejores y que no volverás a vivir con tu hijo otra vez, así que aprovéchala y toma precauciones para poder disfrutarla junto a tu hijo.

 

Cosas normales en los primeros dos años

En cuanto a demostraciones emocionales sin dudas en esta etapa lo hacen de maravilla y sin dejar dudas a absolutamente nada. Desde un regalo que no les gusta, hasta emocionarse porque un familiar llegó de visitas. En pocas palabras son muy buenos y sobre todas las cosas sinceros demostrando sus sentimientos.

 

Los niños dentro de este rango de edad tienen algo bastante llamativo y es que se entretienen rápido con algo, su atención se centra completamente en ello, pero a su vez, se puede perder con la misma rapidez.

 

Son demasiado sensibles en muchas ocasiones y en otras demasiado creídos, egocéntricos. Algo con lo que a veces puede constar un poco tratar, pero es cuestión de tener paciencia y ser lo más delicada posible.

 

Gritos, llantos, caprichos y hasta una leve agresividad, es algo normal que ocurre durante estos primeros dos años, especialmente si no les dan algo que quieren.

 

Cómo tratar con un niño durante sus primeros dos años

Ejemplo: Ten en cuenta que durante esta etapa de su vida los pequeños imitan absolutamente todo, por lo que deberías intentar volverte un ejemplo a seguir, algo que deberás poner cada vez más en práctica a medida que el pequeño crezca.

 

Que puedan elegir: Es importante que cada tanto le dejes elegir ciertas cosas como lo que quiere comer o cómo quiere vestirse, déjale sentir que tiene poder de elección y que le tienes en cuenta.

 

Consecuencias: Desde pequeños tienen que ir haciéndose conscientes de que cada acto tiene consecuencias, por lo que si le adviertes que algo va a pasar si sigue comportándose de esa forma, no lo evites demasiado, deja que él tenga que lidiar con dichas consecuencias. Siempre y cuando no peligre su integridad física evidentemente.

 

Las palabras: Es importante enseñarle que tiene que expresarse con palabras y no con llantos, gritos ni caprichos, pero todo eso se logra con paciencia, hablando con el pequeño y haciendo esto básicamente, en reiteradas ocasiones.

Comment here