Consejos

Los abrazos funcionan mejor que los castigos por este motivo

castigos

¿Sabías en los abrazos tienen mejores resultados que los castigos que impones a tus hijos? Un abrazo, es la manera más noble que tenemos para demostrar nuestro amor y sobre todo el apoyo hacia otra persona que está atravesando un mal momento. De hecho, llega a ser mucho más efectivo que unas palabras de aliento.

Los abrazos producen en la persona que está atravesando un mal momento un quiebre emocional. De esta manera, se sienten liberados, al soltar esa carga tan pesada que están llevando. Así como representa un gran gesto en un adulto, lo es para un niño o un bebé.

La mayoría de los padres no dudan en abrazar a sus hijos y brindarle consuelo cuando se caen o se lastiman. Sin embargo, esto no sucede cuando se trata de una rabieta, siendo el NO la respuesta más común frente a su accionar.

Es normal que como adultos no logremos comprender o aceptar de buena manera el por qué nuestros hijos tienen rabietas, sobre todo si ocurren fuera de casa. No obstante, ese es uno de esos momentos en donde lo más importante es mantener la calma para lograr tranquilizarlos a ellos y comprender el motivo.

Imagina que, si para un adulto suele ser difícil ponerles nombres a nuestros sentimientos, como no lo va a ser para un niño. Pues la capacidad de razonamiento y el habla son están del todo desarrollados, por lo que expresar lo que sienten es mucho más complicado.

Es por ello, que también resulta muy importante hablar con nuestros hijos e incentivarlos a que puedan expresar todo aquello que sienten. Independientemente de si están tristes, enojados, contentos, preocupados, etc., esto los ayudará a ir comprendiendo un poco mejor las cosas.

De esta manera, la actitud que tengamos frente a estos episodios será decisivo para su aprendizaje y su bienestar emocional. Y Esto afecta directamente su forma de relacionarse con los demás.

El NO, los gritos y los castigos terminan impactando de manera negativa en tus hijos, dado que genera miedo, inseguridades, ansiedad y estrés. Como consecuencia, el niño comprende que no es importante para sus padres y su autoestima se verá afectada.

En conclusión, podemos decir que todo el apoyo que podamos darle a nuestros hijos, es sumamente importante para formar adultos emocionalmente estables. Además, esto fomenta la confianza y la buena comunicación con ellos.

No olvides de abrazar a tu hijo cada vez que puedas, en cualquier momento alegro, pero sobre todo cuando están atravesando una crisis. Esto los hará sentir acompañados, respetados, apoyados y sobre todo, sentirán que son sus sentimientos son importantes.

Comment here