Uncategorized

Madre e hija trabajan juntas piloteando aviones. Son el primer dúo femenino en conseguirlo

La relación entre madre e hija no siempre es la mejor y, a pesar de lo mucho que se amen, suelen pelear como perros y gatos y los desacuerdos abundan. Es que, por regla general, las hijas mujeres son mucho más apegadas a los padres, mientras que los hijos varones a su madre.

Sin embargo, esto no significa que siempre deba ser así y Holly y Keely Petitt lo han dejado en claro. Ellas son madre e hija respectivamente y han creado un lazo tan estrecho que incluso trabajan juntas piloteando el mismo avión para la Aerolínea Southwest en Estados Unidos.

Holly Petitt tenía tan solo 18 años cuando comenzó a pensar en trabajar como azafata. Para ella este era un trabajo divertido con el que podía conocer distintos lugares del país en sus tiempos libres. Pero, una tarde mientras estaba en la cubierta de un ferry vio desde cerca como un avión despegaba y se dio cuenta que lo suyo no era servir en los aires, sino pilotearlo.

Aunque sabía que conseguir un empleo como piloto no iba a ser sencillo, nunca perdió las esperanzas. Gracias al apoyo de su familia y luego de varios años de estudio en un ambiente dominado mayormente por hombres, Holly logró obtener su diploma como piloto de avión.

Actualmente, la mujer de 53 años lleva casi dos décadas en el Southwest Airlines, una de las aerolíneas más reconocidas de su país. Aunque lo que más llamó la atención de la mujer es que su hija Keely desea seguir los mismos pasos que ella.

Al igual que su madre, comenzó a estudiar la carrera para piloto de avión y tras recibir su diploma, fue la nueva adquisición de Southwest. Fue la misma empresa la que decidió que Holly fuera la compañera de su hija de ahora en adelante en todos los viajes que hagan.

Recientemente, Holly debió hacer un cambio en el clásico anuncio a los pasajeros antes de dar inicio al vuelo. La piloto, aprovechó el altoparlante para darle la bienvenida a la nueva integrante de la compañía: su hija.

“Me gustaría presentarles a su primer oficial, un nuevo miembro del equipo de pilotos de Southwest, y a mi hija, Keely Petitt. Keely, ven aquí. Así que, gracias a todos por estar aquí. Este es un día muy emocionante para nosotras y para Southwest Airlines, un día muy especial.

Somos el primer dúo madre-hija en la cubierta de vuelo de Southwest Airlines. Así que gracias por estar aquí.”

Este dúo es el primero de mujeres parientes en pilotear juntas un avión de la aerolínea. Es por ello que ambas quieren alentar a todas las mujeres que sueñan con ser pilotos, pero que no se atreven a hacerlo por los estereotipos de género.

“Si encuentras que la aviación es tu pasión, ve por ella. Es factible sin importar tus circunstancias. Simplemente pon un pie delante del otro y sigue trabajando hacia tu objetivo.”

A pesar de que a Holly le apasiona volar por los aires y de que puede trabajar haciendo lo que más le gusta nunca se ha sentido tan feliz como ahora que tiene de copiloto a su hija. Ahora, podrá compartirle toda su experiencia de volar por tantos años a Keely.

Comment here