Uncategorized

Madre esperó a su hija al final de la maratón y la recibió con los brazos abiertos

No todas las personas cuentan con la capacidad física para correr una larga maratón, por más sencillo que pueda parecer para algunos. Es que, con mucho tiempo de anticipación, debemos prepararnos tanto física como psicológicamente antes de la gran carrera si queremos llegar a la meta de buena manera.

Cualquier apoyo que puedan recibir las personas que van a correr una maratón, antes, durante y después de ello puede ser muy importante para estos deportistas. Eso lo sabía muy bien Delia Carolina Pérez, una mujer que finalizó la maratón número 43 de México 2022. Luego de haber corrido unas largas e interminables 6 horas y llegar última en la competencia, lo primero que hizo fue abrazar a su madre.

Delia sabía perfectamente que no sería la primera en llegar, pero de todas formas quería intentarlo. Para ella, le momento de cruzar la meta sería algo sumamente gratificante a nivel personal. Pero lo que más la impulsaba a seguir era que su madre fuera testigo de que pudo finalizar una maratón.

Con los brazos abiertos y con un cartel que decía “Si se pudo bonita. Bravo, bravo”, la madre de Delia se quedó esperando al final de la carrera. La mujer, esperó a su hija al final de la maratón, tras haber corrido 42 kilómetros.

“Estoy muy contenta, estoy cansada, pero estoy satisfecha. Nunca pensé que esto fuera como la vida diaria, donde te topas con retos, con desesperación, donde lo puedes lograr si te lo propones.”

A pesar del cansancio, sabía que un abrazo la reconfortaría y al ver a su madre del otro lado de la línea final, fue corriendo a su encuetro. Las dos mujeres se abrazaron y lloraron juntas por el gran logro de Delia.

“Yo iba cantando, en otro punto iba llorando, pero llegué a la meta, que era el objetivo. Mi mami era mi objetivo para que se llevara en su mente y en su corazón siempre a lo largo de su vida.”

El sol y el calor eran demasiado fuertes y la mayoría de los competidores tenían un bien estado físico. Sin embargo, nada de esto fue motivo para que Delia se desanimara y quisiera abandonar en el camino. Ella quería que su madre se sintiera orgullosa por ella, así que no se rindió y llegó hasta el final.

Comment here