Uncategorized

Maestras sacrifican la vida por sus alumnos en el tiroteo de Texas

Maestras

El pasado 24 de mayo se vivió un momento de terror en una escuela primaria de Texas, Estados Unidos. A las 11:30 de la mañana un joven de 18 años ingresó a la institución fuertemente armado y comenzó con un tiroteo brutal.

Las autoridades lograron identificar al joven como Salvador Ramos, luego de que se atrincheró en un salón de clases y comenzó a disparar. Mientras la policía evacuaba a los alumnos, el agresor fue abatido.

Salvador Rolando Ramos, era un estudiante del Instituto Uvalde y vivía en la localidad homónima. Antes de este terrible incidente, el joven no tenía antecedentes penales o problemas de salud mental, por lo menos, no documentados.

Según sus compañeros, Salvador era tartamudo y tenía sigmatismo, por lo que era acosado a menudo. En su escuela, era una persona de pocos amigos y a menudo se metía en peleas con sus compañeros. En ocasiones, utilizaba guantes de boxeo que llevaba consigo.

Durante aquel momento de terror, dos maestras sacrificaron sus vidas para salvar la de sus alumnos. Las dos mujeres, Irma García y Eva Mireles se dieron cuenta de la presencia del agresor y decidieron quedarse frente al salón para proteger a los menores.

Irma García era una mujer de 46 años y madre de 4 hijos. Llevaba más de 23 años trabajando como docente en la institución. Mientras tanto, Eva Mireles era una maestra de 4to grado y desde hacía 17 años trabajaba en la escuela. También era madre de una hija adolescente, quien esta cursando la universidad.

Según la información brindada por las autoridades policiales, el atentado dejó un saldo de 21 víctimas fatales. Entre ellos, 21 personas eran alumnos de la escuela primaria y las 2 maestras. En su cuenta de Twitter, el sobrino de Irma, Joey Martínez compartió el mensaje: “Mi tía no sobrevivió. Ella se sacrificó protegiendo a sus alumnos en el salón. Les ruego que tengan presente a mi familia en todas sus oraciones. Irma García es su nombre y murió como una heroína. Ella era amada por muchas personas y la extrañaremos.”

Irma García y Eva Mireles fueron dos maestras sumamente queridas dentro de la institución Robb, conformada en su mayoría por latinos. Ambas habían formado fuertes vínculos con las familias de sus alumnos.

“La hermosa maestra de mi hija fue la maestra que murió en Uvalde, Texas. Eva Mireles le daba clases a mi hija en la primaria. Era una gran persona y una profesora dedicada. Ella creía en sus alumnos y daba todo por ellos. No tengo palabras.”

Sin lugar a dudas estas maestras amaban su profesión y a los niños, pues ninguna de las dos dudó en sacrificar su propia vida con tal de proteger a sus alumnos.

Comment here