Uncategorized

“Mamá floja” pone horarios a sus hijos. Después de las 7:30p.m. ya no es madre

A menudo, solemos escuchar a algunos padres que aseguran que cuando tienes hijos, ya no hay más descansos, vacaciones, tiempo libre ni treguas por la privacidad. Es que la paternidad es una tarea de tiempo completo y muchos padres deciden dedicarse al 100% a sus retoños, olvidándose de hasta ellos mismos, pues sus pequeños siempre serán su prioridad.

Sin embargo, para Constance Hall, una mujer de 37 años originaria de Perth, Australia, la maternidad tiene horarios. Ella es madre de 7 hijos y les ha dejado en claro a sus retoños que a partir de las 7:30 p.m. ya no los cuidará porque necesita un tiempo para ella misma.

“No soy tu mamá, no estoy aquí. No soy tu esclavo, solo una estatua de una mujer que te limpió el trasero hace una hora y ahora está bebiendo vino, charlando por teléfono.”

Después de esa hora, ella ya no es su madre (en sentido figurado), sino que se dedica ella misma. No obstante, cuando Constance compartió esto en su blog, rápidamente generó un gran debate y muchos padres se mostraron a favor, mientras que otros en contra. De hecho, fue tildada de “lazy mom”, es decir mamá floja.

“Ser madre es estresante. Se trata con momentos de tensión donde se hace mucho en pocas cantidades de tiempo. Es importante que las madres se aireen y rejuvenezcan y tomarse unas vacaciones es una excelente oportunidad para hacerlo.”

Constance es bloguera y muestra el lado realista y duro de ser madre de siete hijos. Su objetivo es dejar de romantizar a la maternidad y hablar de lo que muchas mujeres no se atreven a hablar: siguen siendo seres humanos, capaces de agotarse y necesitan un descanso para continuar.

Según explica, su rutina comienza a las 6 de la mañana haciendo desayunos para sus hijos Billie, Arlo, Snow, Rumi, Zekye, Raja y Sunny. Luego, debe limpiar la casa y aprender sobre lecciones virtuales hasta la noche, cuando cocina la cena y prepara a los niños para irse a dormir. Además, hay muchas veces que tiene que llevarlos al médico, al dentista, hacer las compras, llevar su automóvil para el mantenimiento y tener tiempo para su esposo.

Su rutina es bastante agotadora para cualquier persona, por lo que ha decidido que a las 7:30 p.m. su papel de madre se detiene pare relajarse y dedicarse a ella misma. A partir de ese horario, ella aprovecha para tomarse una copa de vino o tener una conversación por teléfono con sus amigos.

Constance asegura que no es una mamá convencional, dejando en claro que, si bien ama a sus hijos, ella también es importante. De esta manera, sus hijos ya no pueden buscarla y ellos mismos tendrán que resolver cualquier problema que tengan, a excepción de una emergencia.

Comment here