Uncategorized

Muchas mujeres se arrepienten de tener hijos y se llevan el secreto a la tumba

hijos

El libro “Madres arrepentidas: una mirada radical a la maternidad y sus falacias sociales” de la socióloga Orna Donath ha generado un gran revuelo. Según ella, muchas mujeres se arrepienten de tener hijos pero prefieren llevarse ese terrible secreto a la tumba.

A pesar de que Orna Donath nació en Tel Aviv, Israel, uno de los países con la mayor tasa de natalidad en el mundo, ella no es madre por una razón que discute en su libro. En su país natal, el promedio es de 3 hijos por cada mujer, algo elevado si lo comparamos con Estados Unidos en donde es de 1,7, Alemania con un 1,54 o Reino Unido donde es de 1,65.

Luego de publicar su libro en 2017, esta socióloga fue tildada de “loca y egoísta” por no querer tener hijos y por si estigma social sobre la maternidad. En su país, es normal que la sociedad trate a las mujeres solteras o que eligen no tener hijos de mala manera o que sean duramente juzgadas.

En el medio de toda esta polémica, Orna publicó un ensayo en el que entrevistó a casi 20 mujeres con la intención de derribar uno de los mitos fundacionales más grandes de todo el mundo. En una entrevista con el BBC, asegura que aún la sigue ese “fantasma” por no tener hijos y habló sobre todo lo que rodea a las mujeres el tema de la maternidad.

Aún en estos días, muchas personas no pueden comprender el hecho de que una mujer no quiera tener hijos o que se arrepiente de haberlos tenido. Por más extraño que parezca, esto es más común de lo que imaginamos.

Frente a este tabú, Orna responde que: “La maternidad es sagrada en nuestra sociedad. En muchas culturas se crece que ser madre es la esencia de la vida de las mujeres. No tomamos en cuenta que la maternidad también es una relación humana y, como en toda relación, existen emociones y sentimientos. Siempre se ha dicho que la maternidad cambia la vida. Eso es cierto, pero para muchas mujeres no las cambia para mejor.”

Orna alude a que en esta sociedad patriarcal y heteronormativa, siempre se ha pretendido que las mujeres “mantengan el lugar que les corresponde”. Que ellas expresen el arrepentimiento por la maternidad es una situación que las “saca” de esos lugares para los que fueron destinadas.

No obstante, no totaliza todas las maternidades como “incorrectas” o “malas” para las mujeres. Pues, aunque se ha normalizado e idealizado la maternidad, cada mujer debería poder elegir tener un hijo o no.

“No estoy en contra de la maternidad ni en contra de la posibilidad de las mujeres a ser madres si así lo desean. Pero creo que toda esta idea de maternidad la hemos llevado más allá de lo posible dentro de las diferentes experiencias en las relaciones humanas. Es muy difícil para muchas mujeres lidiar con eso.”

Conforme a su investigación que las mujeres se arrepientan de tener hijos es mucho más común de lo que podríamos imaginar. Incluso hay quienes les cuesta asumirlo, por lo que no pueden decírselo ni siquiera a ellas mismas. De esta manera, se llevan a la tumba este secreto.

Muchas de las mujeres que entrevistó aseguran que, en caso de ser posible, no repetirían la maternidad a pesar de ya haber tenido uno o varios hijos antes. Para muchas, hubieran preferido vivir su vida sin niños, pues luego de que se convierten en madres se dan cuenta que no es para ellas dado que conlleva una gran responsabilidad.

Entre las mujeres que entrevistó Orna, algunas ya eran abuelas, las cuales no tienen una responsabilidad tan tajante con sus hijos. Sin embargo, se ven arrepentidas al final de su vida.

En conclusión, la maternidad no es algo para todas las mujeres, por lo que deberíamos dejar de lado la presión social y tomar nuestras propias decisiones, ya que es algo que nos afectará para toda la vida.

Comments (1)

  1. Todavía no soy madre, me queda mucho (tengo 22 años). Pero una de las cosas que me da miedo de tener hijos es que no me caigan bien o yo no les caiga bien a ellos. Me haría ilusión ese vínculo por tener a alguien con tanto con quién compartir, toda mi familia me cae bien y adoro a mis hermanas, especialmente a la que se lleva menos edad conmigo, pero, ¿y si no es así? Vas a dar a luz a un completo desconocido que puede ser muy buena o muy mala persona, puede ser muy listo, muy imbécil, encantador o hasta cruel. Puede ser un falso e incluso puede ser un bully en potencia. Y puedes paliar un poco eso con los valores que les des, vale, pero he visto niños ser lo opuesto a sus padres incluso aunque les hayan echado horas y se esfuercen por educarlos.

Comment here